Alguna vez me dijeron: “Güey, tu imagen es tu carta de presentación ante la vida”; conforme pasó el tiempo me di cuenta que esta es una realidad, que empeora por el simple hecho de ser mujer. Igualmente influye la importancia que le damos a diversas plataformas de internet y aumenta cuando se combina con lo laboral.

He estado en entrevistas “godínez” en donde me dijeron “aquí solo contratamos bonitas, ese es el primer filtro”, pasarlo y de ahí ser siempre la niña ejemplar para demostrar que podía dirigir una empresa, con la orden de moderar (u omitir) lo que subía en mis redes sociales.

Actualmente me dedico al periodismo deportivo y debo aceptar que uno de los placeres más grandes de estar en una redacción es poder ir en jeans, playera y una cola de caballo alta porque no tenía ganas de arreglarme, aunque sé que cuando salga a cámara tendré que darme una “manita de gato”, por aquello de los comentarios de diversos usuarios, tales como “¿en esas fachas van a trabajar?”.

Acoso, Sextorsión, Deporte, Millennials

Ataques durante una transmisión en vivo durante un análisis deportivo. (Imagen: Los Pleyers)

Pero no importa a lo que te dediques, algunas personas enseñan de más porque les gusta presumir cuerpazo, pero otras caen en esto con el fin de tener un ingreso extra, generalmente por consejos de personas cercanas a ellas e influyendo la diferencia salarial que hay entre sexos.

En Los Pleyers entrevistamos a una atleta mexicana de alto rendimiento, quien por cuestiones de seguridad pidió que se omitiera su nombre. Para este texto la llamaremos Nidia. Ella solo sube a sus redes sociales información relacionada a su carrera estudiantil y deportiva “por una gran autocensura”.

“En cuestión privada nunca ha sido literal, pero la indirecta siempre está de ‘porque no subes algo cuando te vas al mercado o a una fiesta, quizá eso retribuya más en favor a tu cuenta'”, confesó.

“[Reza el contrato] Tampoco deben mostrarse demasiado masculinas; es decir, guerreras en la cancha, totalmente femeninas afuera. Por el bien de la Liga, para hacerlo un producto vendible”. Futbolista de la Liga MX Femenil para La Jornada.

Pero pareciera que en todos los lugares se cuecen habas. A mediados de 2017, Marlene Santos en su columna Balance de la Jornada dio a conocer que las jugadoras de la Liga MX Femenil firmaron un contrato discriminatorio cuando esta se instauró, además de tener que aceptar muy bajos sueldos. No podían decir que eran homosexuales, no se podían embarazar, no tenían servicio médico o prestaciones de ley y no podían verse “demasiado masculinas”.

Por el contrario, Nidia aseguró que ni su liga ni directivos le han dicho que subir o cómo manejar sus redes sociales.

***

COMIENZA EL ACOSO

“Si te vas a mi cuenta de Instagram, solo vas a ver fotos jugando, no tengo fotos con ropa de civil, ni con ropa muy provocativa. Sin embargo, te sale el típico comentario de algún desconocido de ‘hermosura’, ‘que lindura’. Que tú lo ves y no le contestas, pero piensas ‘me estás escribiendo justo por eso'”, señaló Nidia. Asimismo, lamentó que la exposición sea una manera de que te volteen a ver, aunque lo agradece pues los reflectores hacen crecer el proyecto en el que está.

“La indirecta [de subir más cosas del día a día] siempre está, pero depende de cada uno”. Nidia

La exhibición ha sido parte fundamental de la denuncia, cuando usuarios pasan de los comentarios a los mensajes privados pidiendo fotografías y escribiendo obscenidades. Tal como le pasó a Diana Laura Núñez, campeona mundial de frontenis, quien difundió los mensajes que le mandaba por redes sociales un acosador, además de poner la demanda correspondiente.

“No voy a permitir que personas enfermas como tú quieran aprovecharse de las mujeres, de ninguna manera y no pararé hasta dar contigo y que recibas tu castigo”, escribió en Facebook.

***

SEXTING

Y qué pasa cuando cambias de escenario, cuando caes en el sexting, cuando de enviar mensajes subidos de tono pasas a imágenes y videos de tus partes íntimas. Esta práctica se hace entre personas con muchísima confianza, generalmente tu pareja, pero ante un problema suelen usarse como extorsión.

Según Plumas Atómicas, hasta 2016 México ocupaba el primer lugar en el uso de esta práctica, razón por la que Google, en conjunto con el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, y la organización Pantallas Amigas, difundieron la campaña Pensar Antes de Sextear, con el fin de “alertar a los menores de edad sobre los riesgos y peligros que el sexting implica”.

“[Difundir nudes] Por ardido. Porque me dejó. Porque no quieres tener relaciones conmigo. Porque me engañó. Porque ya no quieres seguir conmigo. Lo usan como chantaje”, dice el psicólogo Daniel Muñoz Martínez en entrevista para Los Pleyers.

Daniel aseguró que ésta práctica “es un comportamiento sexual que va muy de la mano a los tiempos modernos”. Hacerlo ya no es “malo ni inmoral”, incluso ya circulan consejos en redes sobre qué hacer para descubrir a quien llegue a difundir el pack sin tu consentimiento. “Ya es algo normal, al contrario, si no lo haces, tú eres el que está mal”.

“Aquí la situación es ver a quién se la mandas y el hecho de saber si lo haces consciente, pero también el saber qué efecto puede traer. El problema es que la gente no piensa en la consecuencia, piensa en la diversión del momento. Nos volvemos muy hedonistas, quiero el placer ahorita y no pienso a futuro”, señaló el especialista.

***

SEXTORSIÓN

Cuando la víctima ya no accede a enviar más material, comienza el acoso intenso. Siguen pidiendo más nudes y dinero para que nada sea publicado en internet, a esta práctica se le llama sextorsión. Actualmente no hay un crimen calificado como tal, sin embargo, el difundir esta clase de fotografías cae en las características de divulgación de pornografía.

“Este delito no está tipificado, explicó el Comisario Víctor Jiménez, de Delitos Cibernéticos de la Policía Federal, sin embargo, su núcleo es la extorsión. Asimismo señaló que aunque no estén tipificados los delitos sexuales digitales, suelen implicar un ‘caldo’ de diferentes ilícitos que sí son perseguidos. Es ahí donde puede estar la clave para ir contra los agresores”, de acuerdo con Plumas Atómicas.

Presentadoras como Monserrat Oliver o atletas como Paige Spiranac, son solo algunos personajes dentro del deporte que han sufrido exhibición por parte de hackers, quienes prefirieron no dar declaraciones al respecto, pero el apoyo de su familia y amigos fue fundamental para superar esta situación.

Por el contrario, periodistas como Maria Fernanda Mora y María del Valle, mediante sus redes sociales han publicado las nudes y packs que acosadores les han enviado para evidenciarlos, siendo apoyadas por sus seguidores.

La denuncia a autoridades es primordial en estos casos, pero como se menciona arriba, aún se trabaja en los procesos a seguir. Nidia aseguró que no tiene el conocimiento de si existe un protocolo en caso de que ella o alguna de sus compañeras pase por este tipo de acoso.

En una charla que teníamos mi compañera Alina Escobedo y yo, es común que durante transmisiones en vivo y videos que lanzamos existan comentarios que van desde “regresen a la cocina” hasta “chiquita, abre las piernas” (sí, señores, solo por usar una falda). Pareciera que el estar detrás de una pantalla envalentona, ¿no?

Acoso, Sextorsión, Deporte, Millennials

Comentarios en videos y transmisiones en vivo donde aparecen las mujeres de Los Pleyers. (Imagen: Los Pleyers)

Pero agradecemos la red de apoyo con la que nos rodeamos, y con la que cualquier persona debería contar, la cual nos ayuda a alzar la voz y defendernos ante esta clase de acoso. Aunque no todas corren con la misma suerte, como la reportera Adrienne Lawrence, quien demandó a ESPN por hacer caso omiso a los reportes contra John Buccigross, quien le enviaba fotos y mensajes sugerentes.

“Empezamos a revictimizar y generarle culpa a la persona que fue agredida, sienten vergüenza y ya no hablan, porque se sienten mal con la sociedad y dicen ‘no pues sí es cierto, yo no debí hacer esto'”. Daniel Muñoz Martínez, Psicólogo.

Actualmente existen organizaciones como el Frente Nacional para la Sororidad, para apoyar a las protagonistas de estos momentos, pero Daniel Muñoz aseguró que aún falta trabajo por hacer como sociedad, desde no revictimizar, hasta las autoridades en comenzar a legislar este tipo de delitos. Por poner un número, de los más de 500 casos que lleva el Frente, solo dos han sido castigados, según Olimpia Melo, titular de la institución.

El mundo avanza y crece. Nuevos problemas del Siglo XXI que ya caen en la violencia de género y no respetan clase social o profesión. Cuestiones dignas de analizar este 25 de noviembre, Día de la Eliminación a la Violencia contra las Mujeres.