WWE y el riesgo de arruinar el primer Royal Rumble Femenil

El primer Royal Rumble Femenil es ideal para darle su lugar a las mujeres en WWE, si la mente de los McMahon no participa.

Pasan los años y hay una imagen que no podemos borrar en nuestras cabeza, aquella en la que Vince McMahom, presidente de la WWE, humilla en una función a Trish Stratus obligándola a “desnudarse” para mostrar su lealtad a la compañía. Si, suena repugnante, pero es la forma en la que la WWE manejó el papel de las mujeres por muchos años y hoy, como muestra de que están reculando (a pesar de que lo hicieron muy tarde) presumen el primer Royal Rumble Femenil y nosotros esperamos que no lo echen a perder.

***

LOS RIESGOS DE QUERER SER SORPRENDENTE

Es cierto que ya hemos tenido presencia femenil en algunas de las ediciones pasadas del Royal Rumble, todas ellas se limitaron a mostrar cómo la WWE evolucionaba y le daba a las mujeres su lugar, aunque solo fueron migajas.

Tanto Chyna, Karma y Beth Phoenix subieron al encordado solo a cumplir, es decir, emocionar al público, lanzar por la tercer cuerda a algún rival y después ser eliminadas. Nada más qué destacar.

Para este 28 de enero, en los 31 años de historia en la batalla real, las mujeres por fin tendrán un evento con 30 participantes (al igual que los hombres) con la oportunidad para la ganadora de disputar el título de RAW o SmackDown en WrestlerMania 34.

Por fin, podremos ver a tres decenas de super estrellas femeniles en el evento más atractivo de la empresa, sin embargo y con los antecedentes que nos ha dado la WWE, están en riesgo de cruzar una línea muy delgada llamada fracaso.

En un escenario ideal, el Royal Rumble se lo llevaría una de las grandes figura del roster, quizá Asuka, Sasha Banks o hasta Bayley, pero si conocemos bien al tío WWE optará por líneas más arriesgadas y es donde nos preocupamos, sobretodo cuando existe un antecedente.

Hace algunos meses, anunciaron con bombo y platillo el primer Money in the Bank femenil, evento que da un pase a un contrato por una lucha de campeonato, evento que terminó con un mal giro por parte de la compañía.

En una lucha con cinco contendientes mujeres por el maletín y la oportunidad por el fajín de SmackDown resultó “vencedor” un hombre. Claro, la primera oportunidad que tenían las féminas de brillar en grande la arruina James Ellsworth (a pesar que le dio el maletín a Carmella).

No todas las malas ideas incluyen a un hombre, pues una campeona del UFC también podría echar a perder el espectáculo para los puristas.

Mucho se ha especulado de la posible presencia de Ronda Rousey como participante del Royal Rumble, que serviría como antesala por una oportunidad titular ante la campeona de SmackDown, Charlotte Flair, en WrestlerMania. Esto luce como un negocio redondo, pero al mismo tiempo un insulto para las mujeres que han sudado y trabajado por una oportunidad como esta en la lucha libre norteamericana.

Si, a la WWE le vendría bien la presencia de Rousey, pero como una línea de historia a la par del Royal Rumble quizá aumentando su feudo con Stephanie McMahon que estará presente, no ganándolo por respeto a las luchadoras.

***

POR FAVOR, NO HAGAN UN MCMAHON

Son más de 3 décadas los que tiene la WWE dejando a las mujeres en un papel secundario y hasta ridiculizándolas al punto de ser simple éscorts de los luchadores. Los cambios que hemos visto en los últimos años son buenos, dejando el término “Diva” de lado para darles su lugar como Campeonato Femenil y llamándolas súper estrellas del mundo de la WWE, además de darles mayor protagonismo en sus historias. Aplaudimos esto, aunque aún hay muchas cosas por hacer.

La empresa se ha encargado de vender la idea de cómo las mujeres se han hecho un lugar en el deporte espectáculo poniendo al Royal Rumble como la forma de disculparse por tantos años de vergüenzas y humillaciones, esperemos que tengamos un desenlace acorde a la venta que hacen del evento.

Existen muchos caminos que puede cruzar la WWE en su camino por hacer un evento histórico como lo es el primer Royal Rumble Femenil y muchos de ellos son buenos. Pero por favor, no dejen que la maniaca mente de los McMahon se entrometa mucho en sus líneas y ofrezcan un espectáculo digno de todos los que amamos la lucha libre.

Publicidad