Real Madrid vs Barcelona es un partido lleno de excusas

Un clásico español vende, por eso mañana los aficionados tendrán listas sus excusas, los medios alguna oportunidad para generar visitas y los bares cerveza para degustar de uno de los partidos más atractivos de Europa.        

La final de ida de la Supercopa de España ha estado manchada por cuestiones extra cancha, que por el futbol que se demostró. Si eres aficionado del Real Madrid seguro estás contento, pero preocupado. En cambio, si prefieres los colores del Barcelona sabes que existe una leve esperanza, para ti dos goles de diferencia no es mucho, sobre todo después de lo que hizo el Barcelona en Champions League. Déjame decirte algo, ese tipo de remontadas solo suceden una vez, y ya la ocuparon hace unos meses.

Para el partido de vuelta que será mañana en el estadio Santiago Bernabéu existen varias incógnitas. De entrada Cristiano Ronaldo no podrá jugar, debido a la suspensión que le dio la Liga de España por la expulsión tras acumular dos tarjetas amarillas, además de cuatro partidos más por empujar al árbitro, en total 5 partidos son los que portugués estará fuera de las canchas de cualquier competición que organice la Liga de España.

Los aficionados son tajantes, y este tipo de partidos siempre levantan crítica. Tanto blaugranas o madridistas nunca estarán contentos ganen o pierdan, la intención es hacerle sentir a su adversario que están en lo erróneo. Si el Barcelona remontó fue con un penal inexistente, si Messi festejó con una acción que torneo atrás ya había hecho Marcelo. Las recriminaciones nunca terminarán, lo que simplemente no aceptan es que el rival tenga éxito.

Para el partido de mañana Real Madrid no tendrá a su estrella, mientras parece que Barcelona perderá a Andrés Iniesta por lesión, pero la buena noticia es que recupera a Sergi Roberto y André Gomes. Son temas a favor y en contra, seguramente ambas aficiones ya preparan su discurso en caso de perder.

Si el Barcelona logra alzarse con la Copa, los madridistas dirán que fue culpa del arbitraje, pues expulsó a Cristiano Ronaldo de forma indebida y esto provocó que empujara al silbante. Además que no se está juzgando con la misma moneda, pues en un clásico pasado Lionel Messi empujó a un árbitro y no pasó nada. Los barcelonistas callarán y presumirán el primer título de la temporada.

En el otro caso, Real Madrid se alzará con la Copa. El discurso de los blaugranas será la lesión de Iniesta y reprocharán a la directiva la decisión de vender a Neymar. Además de la falta de refuerzos. Mientras los aficionados al Real Madrid, dirán que con errores arbitrales y suspensiones ganaron la Supercopa.

Solo estoy a esperando a que después del partido de mañana los medios de comunicación comiencen a replicar las declaraciones de ambos equipos o que con sus publicaciones traten de calentar y ganar “clics” por una posible confrontación entre aficiones. Un clásico español vende, por eso mañana los aficionados tendrán listas sus excusas, los medios alguna oportunidad para generar visitas y los bares cerveza para degustar de uno de los partidos más atractivos de Europa.        

Publicidad