México no sabe vender a su talento en las Grandes Ligas

Además del futbol, el beisbol es el otro deporte capaz de exportar jugadores de México hacia otros países, principalmente a Estados Unidos, donde se juega la mejor pelota a nivel...

Además del futbol, el beisbol es el otro deporte capaz de exportar jugadores de México hacia otros países, principalmente a Estados Unidos, donde se juega la mejor pelota a nivel internacional. Sin embargo, aunque a la afición no le gusta decirlo, la realidad es que la MLB no está hecha para los mexicanos.

Si creen que la cantidad de peloteros aztecas en la Gran Carpa es importante, lamentamos decirles que no. La verdad es que apenas y son una pequeñísima parte. De los 259 peloteros no nacidos en Estados Unidos que estarán en la temporada 2017, solo nueve de ellos son mexicanos (11 si contamos mexico-americanos), pero eso no es lo peor de todo.

Si nos ponemos a revisar el listado de esos beisbolistas tricolores, es notorio que los pitchers dominan la lista, pues solo hay Adrián González es capaz de ocupar una posición de campo, los restantes 10 son lanzadores. Por desgracia, esta tendencia no es de ahora, pues en los años anteriores la historia es la misma.

Para comprobar lo anterior, solo basta con preguntar ¿cuál es el último pelotero reconocido que ocupó una posición fuera del pitcheo? Probablemente la respuesta sea Vinicio Castilla, histórico tercera base, pero que se retiró hace más de diez años. Después de él, pocos peloteros pueden ser rescatados, a excepción del “Titán”, quien se mantiene como el primera base en el róster de Los Angeles Dodgers.

Otro ejemplo es lo vivido en los playoffs de la temporada 2016. En total, a la postemporada llegaron ocho jugadores mexicanos, pero (de nueva cuenta) solo Adrián resaltaba por ocupar una posición diferente al de lanzador.

Para Jorge Campillo, director de Desarrollo del Club de Beisbol Toros de Tijuana, el problema de que sean pocos jugadores de campo los que lleguen a la MLB radica en que “los equipos no trabajan mucho para desarrollarlos. El beisbolista mexicano generalmente tiene buen brazo, pero no es atleta, y en las organizaciones no hay gente con la preparación adecuada para desarrollarlos como jugadores completos; por eso entre los mexicanos que actúan en Grandes Ligas predominan los lanzadores”, explicó para El Economista.

Otro factor a considerar, por el cual el mexicano no llega a las Ligas Mayores, es el precio, de acuerdo a Campillo, quien asegura que los equipos de México llegan a pedir hasta 500 mil dólares para vender a un beisbolista, cantidad muy superior a los 100 mil dólares que les pueden ofrecer. Y por esa misma razón, países como República Dominicana tienen mayor representación en la Gran Carpa, pues con ese dinero (500 mil dólares) los reclutadores de la MLB pueden adquirir 15 o 20 peloteros de esa región.

Sin embargo, el panorama parece que poco a poco comienza a abrirse para los jugadores de campos tricolores. En las Ligas Menores se encuentran ocho prospectos para poder ser llamados la Gran Carpa, en donde destacan los catchers Xorge Carrillo y Sebastián Valle; los infielders Daniel Castro y Luis Urías; y los jardineros (posición poco común) Sebastián Elizalde y Álex Verdugo (uno de los principales prospectos de los Dodgers).

Sí, en la actualidad no hay mucho que presumir por parte de jugadores mexicanos en el mejor beisbol del mundo, pero peloteros como los antes mencionados ya han plantado la semilla para ver un cambio generacional en la Gran Carpa, pero sobre todo, para ver un cambio sustancial en el terreno de juego. No será extraño comenzar a destacar beisbolistas más allá de la posición de lanzador.

Publicidad