México es el caballo negro del Clásico Mundial de Beisbol

México vuelve a ser parte de un Clásico Mundial de Beisbol. Sus experiencias pasadas no han sido las mejores, pero en el 2017 tiene los elementos necesarios para sorprender y convertirse en el caballo negro de la competencia.

El Clásico Mundial de Beisbol vuelve a escena después de cuatro años y como un país beisbolero, México no ha faltado a las tres ediciones anteriores (2006, 2009, 2013), pero su historial le ha dejado en claro que no es uno de los favoritos para ser considerado como un candidato a campeón.

De las tres ediciones pasadas, el conjunto mexicano puede presumir que su mejor papel lo hizo en el 2006, cuando alcanzaron la segunda ronda y terminaron colocados como el sexto mejor equipo del mundo. Sin embargo, ese ranking fue cayendo para los clásicos posteriores: en 2009 terminó en octavo y en la última edición en onceavo, dejando un sabor agridulce ya que se esperaba más del equipo debido a que su grupo lucía accesible, sin embargo cayó derrotado ante Canadá e Italia, dos equipos con menos cultura en el “Rey de los Deportes”.

En 2017, la novena tricolor vuelve a la carga y su grupo es uno de los más complicados. Deberá enfrentar a Venezuela y Puerto Rico, los candidatos principales para acceder a la siguiente ronda, y de nueva cuenta a los italianos. Sin embargo, el róster que presenta es uno de los motivos para creer que se puede superar lo hecho en 2013.

Conformado por 36 peloteros, México tiene en el pitcheo su mejor arma para poder parar a los boricuas, venezolanos y europeos, ya que 10 de los 14 lanzadores pertenecen a un equipo de la Gran Carpa, mientras uno más juega pelota en Japón, otro de los países considerados como potencia en el beisbol, por lo que su experiencia será decisiva.

“Tenemos un conjunto de jugadores con mucha experiencia, un pitcheo con casi puros jugadores de Grandes Ligas y con buenas actuaciones el año pasado”, comentó Adrián González, cuando se dio a conocer a los jugadores que representarán a México.

En realidad, la plantilla mexicana puede presumir que la mayoría de los jugadores que van a ser parte del Clásico Mundial de Beisbol vienen de fuera, ya que militan en la MLB, sucursales filiales de otras franquicias o en Asia, quedándose muy atrás el número de los peloteros que se desarrollan en la Liga Mexicana de Beisbol o del Pacífico.

Sin embargo, y aunque los pitchers se lleven gran parte de los reflectores, tampoco se puede dejar de voltear a la parte del bateo, donde tienen a González como su mejor apuesta, después de que registrara 18 jonrones y 50 carreras producidas con los Dodgers, en la pasada temporada.

Una ventaja más para el cuadro tricolor, al menos en la primera fase, será que tendrán la localía a su favor. El estadio Panamericano, donde juegan los Charros de Jalisco, se volverá su casa en los tres partidos iniciales, por lo que las 13 mil personas que asistan (si es lleno total) podrían convertirse en el “as bajo la manga” a favor de México.

Todo está servido. La novena azteca no será la favorita para ganar, pero no se puede ocultar que tiene los elementos suficientes (en calidad y experiencia) para dar buenas actuaciones. Este Clásico Mundial de Beisbol es la prueba perfecta para saber dónde está colocado el pelotero mexicano, veamos hasta qué instancia son capaces de llegar.

Publicidad