¿Se han puesto a pensar en el objetivo de la Selección Mexicana? Para los directivos sin duda es el negocio, pero pensemos en el deseo de los aficionados, seguramente es ganar la Copa del Mundo, más de uno se ha visto celebrando, con pensamientos fantasiosos. Siempre escuchamos a los comentaristas decir que la obligación del equipo nacional es llegar al quinto partido y como ovejas nos encargamos de replicar las palabras de nuestros periodistas consagrados, pero ¿pesar en el quinto partido es mediocre?

Yo creo que no porque lo ponemos como objetivo, se trabaja para cumplir con la meta. Mediocre es no poner el objetivo en la final del Mundial, pero tampoco somos tontos porque sabemos que es pedir mucho para el nivel de nuestro futbol, sería un auténtico milagro. Entonces, ¿nos quedamos con el quinto partido? Reflexionemos, en cuestión de milagros y plegarías podemos pedir hasta donde se nos ocurra, pero ya en realidad tenemos que analizar el verdadero nivel de nuestro futbol, no nos engañemos con los comentarios que nos contagian el romanticismo por la afición al futbol.

Lee más: ¿Quién dijo que Layún era buen futbolista?

Es difícil, sobre todo en estos tiempos donde el Mundial está a la vuelta de la esquina. Todas las grandes empresas están ocupando ese éxtasis de fanatismo para vender. El último examen fue la Copa Confederaciones, clasificamos de la fase de grupos, fuimos goleados por Alemania y después derrotados por Portugal para culminar en el cuarto lugar de ocho equipos.

Digamos que el nivel de México está en cuarto lugar, por debajo de Europa y Sudamérica. Si logramos pasar la fase de grupos contra Alemania, Corea del Sur y Suecia, enfrentaríamos a Brasil, Suiza, Costa Rica o Serbia. Dos de Europa, uno de Sudamérica y otro de la Concacaf, parece que las probabilidades son pocas. Ahora, tampoco nos engañemos, llegamos al Mundial con mucho orgullo, pero nos engañamos con el verdadero nivel de nuestra Selección, tenemos un nivel de juego medio que nos alcanza para llegar al Mundial y ya.

No exijamos algo que nuestros futbolistas no pueden dar. Al final la reflexión es: pensar en el quinto partido si es mediocre, la palabra lo define, se refiere a algo regular que le tira a malo, el pensamiento es malo, pero representa nuestra realidad, representa el verdadero nivel de futbol que es de regular a malo.