Más que futbol, Coyotes representa la esencia de Tlaxcala

Ahora el Gobierno del Estado tendrá que cumplir con su promesa: renovar el estadio o construir uno nuevo para cumplir con los requerimientos de la Liga de Ascenso

Desde su creación en el torneo Apertura 2014, los Coyotes de Tlaxcala han vivido con una ilusión. Siempre han calificado a la liguilla, pero habían sido eliminados en cuartos de final o semifinal, incluso perdieron una final en su casa, el estadio Tlahuicole. La Segunda División es justa y ahora toca hacer justicia a un equipo constante desde sus inicios: los Coyotes.

Para este año, en la Segunda División Premier ya no están los grandes que mandaban: Tampico Madero, Loros de Colima y Potros UAEM. Ahora todos ya dieron el paso a la Liga de Ascenso MX. El pasado torneo Coyotes se reforzó con futbolistas de experiencia, algunos con minutos en Primera División y por supuesto armó un equipo para competir y lograr un lugar en la liga de plata. Hoy los de Tlaxcala mandan y merecen el ascenso, pero ¿quién está detrás del equipo?

No es raro observar que en el equipo de Coyotes exista mucha gente del Grupo Pachuca, de hecho es parte de este gran consorcio de futbol. En la página de la liga aparece José Jesús Martínez como el presidente, además de jugadores que en alguna ocasión vimos en Pachuca también están y de ascender la multipropiedad aumentaría. Todo parece que el destino apunta para que Coyotes milite en el Ascenso MX.

Por ahora los de Tlaxcala ya dieron el primer golpe al vencer a Irapuato en la final de ida por 3 goles a 0. Cabe recordar que Coyotes fue campeón en el pasado torneo y de repetir en este torneo subiría de forma automática. Bien dicen que nunca hay que despreciar al rival, de hecho Irapuato es posiblemente el equipo más poderoso de la división en cuanto a futbolistas, pero si todo sigue como la estadística dicta: Irapuato tendrá que esperar un año más para obtener su ascenso.

La estadística dice que antes de ascender, el equipo debe tener dos años de derrotas en la fase final antes de conseguir un lugar en la categoría inmediata.

En el pequeño estado de Tlaxcala existe toda una fiesta, el futbol los ha colocado en el mapa. La gente no habla de otra cosa que no sean los Coyotes. Los 12 mil espacios que tiene el estadio Tlahuicole fueron insuficientes para el primer enfrentamiento de la serie final, el inmueble fue abarrotado por los aficionados, los que no pudieron adquirir un boletos se concentraron en el Domo de la Feria y en el zócalo de Chiautempan, ahí la directiva instaló pantallas para que la afición no se perdiera ni un solo minuto.

Para el de vuelta se espera todo un carnaval, nuevamente la directiva instalará pantallas y como hace cinco meses se espera que los seguidores se concentren en el zócalo con cánticos y porras apoyando al equipo que puede ser una esperanza para el futbol de Tlaxcala.

Con el apoyo del Gobierno del Estado y del Grupo Providencia se instalarán dos pantallas para que nuestra Afición disfrute la final (VUELTA) contra CF Irapuato: en el Domo de la Feria de Tlaxcala y en el Zócalo de Chiautempan (Parque Juárez).- Fueron las palabras del vicepresidente Ismael Herrera Coca.

Ahora el Gobierno del Estado tendrá que cumplir con su promesa: renovar el estadio o construir uno nuevo para cumplir con los requerimientos de la Liga de Ascenso. Aunque se utilizará dinero público para la obra, parece que por el momento a la afición de Coyotes no le interesa, allá parece que el futbol es más que una fiesta, una forma de esparcimiento social.

 

 

 

 

Publicidad