Lobos sufre de las demandas económicas de la Primera División

Por ahora Lobos es un equipo austero, que negoció bien en el pasado draft, pero que por ahora sufre los estragos económicos que exige la Primera División.       

“No lo puedo creer”, fueron las palabras de José Luis Higuera cuando se enteró de la campaña “Lobo Aportación”, una alternativa para solventar los gastos de Lobos BUAP, en la que pretenden que la comunidad universitaria y aficionados aporten dinero para que el equipo de Primera División pueda subsidiar los gastos, la respuesta de Higuera fue en forma sarcástica, quizá no podía creer que un equipo que depende del dinero público no pueda solventar sus gastos, pero no es lo mismo sostener a un club en Ascenso MX que en la Liga MX.

¿Cuánto cuesta mantener una franquicia en el Ascenso MX?

Lobos BUAP no era de los equipos con la nómina más alta en la liga de plata, de hecho solo tenía a un extranjero y los demás eran jugadores sin mucho renombre en la liga. Un equipo austero que estaba en la media tabla de los planteles más caros. Una fuente cercana a Los Pleyers y que la temporada pasada estaba con Coras Tepic reveló que para mantener un equipo en el Ascenso se necesitan 10 millones de pesos por torneo, esto para solventar salarios, gastos operativos y lo que se obtiene por concepto de venta de boletos ayuda para operar el estadio.

En una temporada un equipo requiere 20 millones de pesos para poder operar, esto lo consiguen de patrocinios, venta de boletos, venta de cerveza, derechos de televisión y uniformes. El cuento de hadas de estar en Primera División aumenta el valor de tu marca y plantilla, pero los costos son otros y para ello bastan algunos ejemplos.

En 2012, cuando La Piedad ascendió y se convirtió en Veracruz, la primera queja del propietario del equipo fue sobre la fianza. Para poder participar en la Liga MX, Fidel Kuri Grajales tuvo que aportar 15 millones de dólares por concepto de fianza, esto según datos del periódico El Economista. Los salarios también cambian y los tienen que aumentar, tienes que sumar personal a tu equipo de trabajo para poder operar un equipo en el máximo circuito. En ese entonces el valor de La Piedad en la liga de Ascenso era de 4 millones de dólares y al ascender el valor fue de 17.1 millones de dólares.

Mantener un equipo en Primera División no es cosa fácil, existen varios antecedentes. Los Colibríes aparecieron en 2003, esto de la mano del empresario Jorge Rodríguez Maríe y la Aerolíneas Internacionales. Las primeras cuatro jornadas fueron de ensueño, el equipo se colocó como líder, pero las carencias aparecieron. Primero los pagos no salieron, no había ni para comprar agua, ni costear los viajes. Su único ingreso era por concepto de venta de boletos. Al final Colibríes consumó el descenso más rápido de la historia, con más deudas que éxitos y un recuerdo por las precariedades del equipo.

-Caso Lobos BUAP

Aunque los Lobos son parte de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, el dinero destinado al equipo no ha sido suficiente. Recordemos que mientras estuvo en la liga de plata no tenían problemas, incluso por una temporada contaron con Cuauhtémoc Blanco, uno de los jugadores con mejor salario. El acceso a un partido en el estadio Universitario costaba 10 pesos para la comunidad universitaria y 20 para el público en general.

Ahora en el máximo circuito las cosas han cambiado, pues han dejado de percibir dinero por concepto de derechos de televisión. Al no arreglar ese problema el equipo está perdiendo alrededor 50 millones de pesos por año, que bien les podría ayudar a solventar los gastos.

El gran gasto de los equipos en la Liga MX son los salarios de los futbolistas, Rafael Lebrija, ex directivo de Toluca y Guadalajara, reveló a Forbes México que, “se paga tan bien en México que hay riesgo de que los equipos caigan en números rojos”.

Es por este tema que Lobos BUAP ha solicitado la ayuda de equipos poderosos económicamente en México. Futbolistas como Julián Quiñones, Luis Quiñones, Luis Advíncula y Alfonso Tamay, son propiedad de Tigres, equipo que por lo menos aporta la mitad del salario de los futbolistas. Mientras Monterrey también aportó, es el caso del mediocampista Pedro Aquino, el peruano que fue cedido al equipo poblano.

Por ahora Lobos es un equipo austero, que negoció bien en el pasado draft, pero que por ahora sufre los estragos económicos que exige la Primera División.         

Publicidad