Las dos facetas de los Minnesota Vikings en 2016

De la semana uno a la cinco, no había mejor equipo que los Minnesota Vikings. Conforme pasaron las semanas, todas las franquicias de la NFL iban perdiendo de a poco...

De la semana uno a la cinco, no había mejor equipo que los Minnesota Vikings. Conforme pasaron las semanas, todas las franquicias de la NFL iban perdiendo de a poco y para la quinta jornada, sólo quedaba el conjunto nórdico sin una derrota. Sin embargo, después del descanso, el sueño se vino abajo y hoy está a un juego de los Detroit Lions y los Green Bay Packers en su división.

Los números quizás eran discretos, pero efectivos: 119 puntos en cinco jornadas, promediando 24 puntos por jornada, teniendo 63 ante Tennessee, Green Bay, Carolina, Giants y Houston con apenas 12.6 unidades promedio del lado defensivo durante el periodo invicto.

Pasó la semana seis y la bujía ofensiva se descarriló: de un promedio de tres anotaciones pasó a una. Concretamente de 23 a 12 puntos por juego. Del lado defensivo, la cuota aumentó casi por el doble, recibiendo más de 20 puntos en todas las derrotas, cifra que nunca cayó en las primeras semanas.

Las entregas de balón son otro departamento en el que empeoraron. En el periodo invicto, sólo hubo una entrega en la semana dos ante Green Bay, mientras en la segunda parte de la campaña, llevan cuatro, también en un partido en su primer derrota ante Filadelfia.

En el departamento de yardaje, las distancias no cambiaron mucho, aunque si hubo una baja pasando de 302.6 yardas a 292.3, mientras el departamento defensivo pudo maniatar a 287 yardas a los contrincantes antes de la pausa reglamentaria. Sin embargo, tanto Filadelfia, Chicago y Detroit pusieron 317.6 a su casa.

Ahora Minnesota enfrentará a Washington con la misión de sacar distancias en su división y no rezagarse en la Conferencia, donde los Dallas Cowboys y los Seattle Seahawks parecen erigirse como las grandes potencias de cara al Super Bowl LI en Houston.