La decadencia de porteros mexicanos, Argentina los suple

Después de la generación de los Ochoa, Corona y Talavera. ¿Qué sigue en la portería azteca? Hasta el momento 10 equipos mexicanos juegan con extranjeros bajo los tres postes. EL futuro es incierto cuando el portero mexicano sobresaliente es Carlos Rodríguez con 27 años.

En en la última convocatoria de la Selección Méxicana para los partidos de eliminatorias mundialistas para Rusia 2018, los porteros convocados fueron: Guillermo Ochoa (31 años), Alfredo Talavera (34 años) y Jesús Corona (35 años). El funcionamiento de los arqueros los llevaron a la convocatoria de Juan Carlos Osorio, los futbolistas rebasan los 31 años de edad y no aparece ningún joven que cautive por su accionar bajo los tres palos.

En el actual torneo Apertura 2016 de la Liga Bancomer MX, fueron registrados 10 arqueros extranjeros en 10 equipos de la Liga, por 8 mexicanos que fungieron como titulares. Los extranjeros en su mayoría argentinos con 6, un peruano, un ecuatoriano, un estadounidense y un brasileño. Los clubes mexicanos han dejado de producir guardametas. Son el caso de Nahuel Guzmán con Tigres, Tiago Volpi con Querétaro, Federico Vilar (anunció su retiro), Marcelo Barovero de Necaxa, Cristian Campestrini con Puebla y Agustín Marchesín con Santos.

 

La reciente contratación de Marchesín con el América y la de Jonathan Orozco con Santos, nos deja en duda sobre los jugadores mexicanos que podrán cubrir la portería de la selección. Tan solo en este torneo hubo ocho porteros mexicanos que jugaron de titulares, pero rebasan los 30 años, los únicos menores son: Rodolfo Cota (29 años) con una excelente participación con Chivas, pero que desconoce su futuro al acabar su préstamo. Carlos Rodríguez (27 años) con Monarcas, es el segundo mejor atajador con 25 y uno de los mejores cotizados con 1.5 millones de euros. Oscar Jiménez de Jaguares(28 años) no tuvo una buena temporada con 16 goles recibidos en 10 partidos disputados.

En ellos podría recalar la portería mexicana después de la generación de los Ochoa, Corona y Talavera. El llamado a ser la promesa se llama Hugo González, juega en el América, tiene 26 años y apenas pudo disputar dos partidos con su club. Ante la reciente llegada de Marchesín parece que debe buscar cabida en otro club sino quiere seguir en la banca. El otro joven que pudo disputar algunos partidos fue Liborio Sánchez, que con Jaguares apenas jugó en 6 ocasiones y recibió 12 anotaciones.

En el Ascenso sucede los mismo, tan solo Miguel Ángel Tejada de Loros de Colima y Richard Sánchez de Tampico Madero, ambos con 22 años, fungieron como buenos relevos y le quitaron la titularidad a sus compañeros.

En este torneo no hubo debutante en esa posición y desde el estreno de Guillermo Ochoa con las Águilas no ha surgido un “diamante” que pueda resguardar la portería mexicana en los próximos años.  

 

Publicidad