Intermediarios, los “villanos” que operan bajo el reglamento

Un futbolista suele enfocarse en jugar, en disfrutar y el otro lado lo olvidan o lo ceden a personas para que negocien por él. Los intermediarios deben cumplir con los requisitos que exige la federación para operar

Todo un tabú resulta hablar sobre agentes en el futbol mexicano, existe un silencio incómodo cuando se trata de saber más de cómo se operan estas personas que ofrecen sus servicios a futbolistas y entrenadores para colocarlos en algún equipo a cambio de un pago. Los mismos futbolistas prefieren no hablar del tema, lo que hace pensar que ese tema es obscuro en México. Hemos escuchado las tristes historias de futbolistas que se han quedado varados, sin trabajo o sus contratos no fueron respetados.

El estatuto social de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), dice que “las transferencias de jugadores registrados en federación, así como jugadores provenientes de otra federación o confederación avalada por FIFA: únicamente se autorizará la intervención de los Intermediarios que se encuentren debidamente registrados en LA FEDERACIÓN”. Los intermediarios, también conocidos como agentes, son definidos por la FMF como personas físicas que mediante un cobro pueden representar a jugadores o clubes en una transferencia o contrato.

La definición es concisa y el reglamento también, se puede contratar a un intermediario y este debe estar registrado ante la federación. Incluso, en 2015, la Liga MX publicó un reglamento de intermediarios, en donde se explica detalladamente todo lo relacionado con estas personas, desde un trámite para solicitar un registro, hasta la resolución de disputas.

“El trabajo del futbolista es dentro y fuera de la cancha, un 50% jugar y el otro fuera. Hay contratos, relación laboral con los equipos y dueños. Es una industria muy grande, el jugador debe entender esta parte”. Edson Zwaricz, Director de la Comisión del Jugador.

Un futbolista suele enfocarse en jugar, en disfrutar y el otro lado lo olvidan o lo ceden a personas para que negocien por él. Los intermediarios deben cumplir con los requisitos que exige la federación para operar: solicitud de registro, comprobar de una residencia en el futbol mexicano, carta de antecedentes no penales, no desempeñar función o cargo alguno en algún club o federación, aprobar un examen y cumplir con un pago de fianza de 100 mil dólares.

Los atropellos por parte de estas personas son varios, según detalla Forbes son que los futbo­listas no reciban los bonos que les corresponden por ser transferidos de un club a otro, tener en ocasiones que pagar de su salario un porcen­taje al entrenador en turno porque lo mantenga en la plantilla o incluso ser dejados en el olvido por los promotores que en otro momento los buscaban incesante­mente para representarlos.

Pero, y a pesar de que la Federación Mexicana de Futbol ha interpuesto una serie de requerimientos para ser intermediario, estas personas siguen operando y estafando. Así lo declaró Melvin Brown, ex futbolista que ahora dirige al equipo de la Comisión del Jugador, organismo que nació para evitar los futbolistas sean estafados y reciban asesoría legal, así como entrenamiento mientras no tengan un contrato vigente.

“Se les ayuda con sus controversias y promotores. Ahorita tenemos boletinado a un pseudo promotor, el cual pide dinero y no les cumple, tratamos de ayudar en ese rubro a los muchachos”.-Melvin Brown, entrenador del equipo de la Comisión del jugador.

No todos los jugadores tiene fé ciega en la comisión, como el delantero Emanuel Villa, ya que cree que han dejado pasar una serie de injusticias debido a que es un organismo ligado a la FMF. El argentino piensa que lo que sucede en futbol mexicano es muy triste, acepta que los tratan como mercancía y mientras sigan coludidos no se podrá hacer algo justo.

Ante los temas a favor y en contra, el futbolista está obligado a conocer lo que debe hacer fuera de la cancha y contratar a personas avaladas por Federación Mexicana de Futbol. Los avalados por la FMF apenas son 11 personas que ofrecen sus servicios y pueden operar sin ningún problema, pues han cumplido con requerimientos, entre ellos destacan algunas empresas como: Promanage, Promofut e Icon Star, sus contactos y el resto de intermediarios son públicos y se pueden verificar aquí.

El tema es complejo para los intermediarios que operan en el futbol mexicano, incluso los viejos conocidos como Guillermo Lara y Carlos Hurtado, pueden presumir de una gran cartera de futbolistas y entrenadores, pero no aparecen registrados ante la FMF o por lo menos sus nombres no aparecen en la lista publicada por la Comisión del Jugador. Según Transfermartk, hasta el momento en el mundo operan 2 mil 866 agencias de representación, 6 mil 736 agentes de jugadores y 111 países con licencia, todos cumplen la reglamentación que dicta la FIFA.

Los capacitados para el negocio existen, los nombres de los intermediarios que están avalados por la FMF y la FIFA son públicos al igual que sus contactos, ahora queda de los futbolistas informarse, recibir asesorías para no sufrir por los distintos atropellos que se acostumbra en el futbol mexicano, además de realizar su trabajo dentro y fuera de la cancha.

 

 

 

Publicidad