“I Promise School”: La gran hazaña de LeBron James en su carrera

La estrella de la NBA consiguió este lunes el mayor éxito dentro de su carrera y lo hizo fuera de la duela

Antes de mudarse a Los Ángeles, y empezar una nueva aventura dentro de la NBA con los Lakers, LeBron James visitó una vez más las calles en donde nació y creció para hacer más grande su leyenda en Akron, Ohio e inaugurar su escuela “I Promise School”, la cual ayudará a los niños con situaciones complicadas para continuar con sus estudios y aspirar a un mejor futuro a pesar de las dificultades tanto económicas, como sociales que puedan tener.

Hoy por hoy, a sus 33 años de edad, James es sin duda alguna el mejor basquetbolista de toda la liga. La ha dominado desde su llegada y cada vez que está sobre la duela, deja en claro que es el mejor atleta que ha tenido la NBA en los últimos 15 años, lo que lo ha llevado incluso a ser considerado por muchos como el mejor jugador en la historia del baquetbol por encima de Michael Jordan.

Pero no todo siempre fue así de “sencillo” en la vida de “El Rey”. Cuando estaba en la primaria tuvo una de las etapas más complicadas de toda su vida e incluso estuvo cerca de nunca haber jugado baloncesto y no ser la figura que es hoy en día. Debido a esto, James ha tomado la decisión de inaugurar una escuela en su pueblo natal para poder ayudar a los niños que atraviesan por una situación similar a la que el vivió a esa edad.

A partir del pasado 30 de julio, “I Promise School” será la nueva escuela de 240 niños que cursan tercer y cuarto grado de primaria y planean que para el año siguiente se expanda también para quinto y segundo grado, de tal forma que para 2022, cuente con los ocho grados que se cursan en Estados Unidos en la educación básica.

“Revisando los expedientes, identificamos a estudiantes que están uno o dos años atrasados en cuanto a lectura. Como ellos hay mas de 120 chicos, por lo que decidimos tomar cartas en el asunto e intentar ayudarlos. Hicimos una selección al azar de todos los estudiantes que estaban bajo ese criterio y llamamos a sus padres para preguntarles si querían ser parte de algo diferente con nosotros“, mencionó Keith Liechty, quien es el responsable de llevar la comunicación entre la Fundación de LeBron James y el sistema de escuelas públicas de Akron.

La escuela de James cuenta con 12 maestros, y éstos darán clases a grupos de 20 alumnos; tendrán 43 personas de staff académico en las que hay un director, un sub director, cuatro psicólogos, un tutor, maestro de música y un instructor de gimnasio, por mencionar algunos.

Además, está certificada como una escuela de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática que tendrá un horario de nueve de la mañana a cinco de la tarde durante el año escolar (30 de julio 2018 a 17 de mayo 2019) y abrirá sus puertas al término de éste como una escuela de verano con duración de siete semanas. Los niños también recibirán desayuno, comida y snacks gratis diariamente, pues para LeBron la alimentación es básica para un buen aprendizaje.

“Creo que primero que nada necesitas estar bien alimentado para poder tener la mente clara. Yo recuerdo que cuando era niño mi atención era mínima, es decir, podía prestarte atención por un momento, pero era complicado que me mantuviera de esa forma, así que pienso que dándole una buena alimentación a los chicos, sumado a una buena tutoría por nuestra parte, no deberían de estar estresados y podrán sentirse como una familia. Eso es lo que queremos crear”, explicó James en una entrevista a ESPN.

Cuando tenía ocho años, LeBron se perdió 83 días de escuela mientras cursaba el cuarto grado, esto equivale a alrededor de 16 semanas que permaneció sin poder continuar con sus estudios debido a que vivía al otro lado de la ciudad y a su mamá, Gloria Marie James, era complicado llevarlo al colegio porque no contaban con un automóvil y su situación económica no era buena.

Hasta ese entonces, el ahora cuatro veces MVP de la NBA, no había jugado nunca al baloncesto, y gracias al apoyo de varias familias pudo regresar a la escuela y poder pisar una duela por primera vez en quinto grado… el resto es la historia ya conocida por todos.

Fue difícil. Normalmente piensas que un niño de esa edad no tiene estrés ni responsabilidades; ningñun niño de 8 o 9 años debería tener estrés, pero yo fui uno de esos niños y sé exactamente por lo que están pasando… Cada vez que iba a la escuela era raro, los maestros le decían a mi mamá que yo era uno de sus mejores estudiantes y que ojalá pudiera asisitr más, pero simplemente no era posible”, relató el nuevo jugador de los Lakers.

La escuela no significaba nada para mi en aquél entonces. Era una sorpresa para mi cuando despertaba y sí tenía que ir a la escuela. Cada día despertaba y tenía un montón de tiempo para hacer nada, no tenía ningún hermano, solo eran días y noches vacías en las que no había un pensamiento hacia el futuro”, agregó.

Además de los alimentos, James proporcionará para todos los estudiantes de su instituto, uniformes gratis, una bicicleta con casco o un transporte para aquellos que vivan a 2 millas de la escuela, una despensa con alimentos para las familias, Examen de Desarrollo de Educación General  y ayuda para conseguir empleo para los padres de familia, además de tutorías garantizadas por parte de la Universidad de Akron para todos los estudiantes que se gradúen de esta institución.

Llena de frases motivacionales en las paredes, y murales con grandes figuras en la historia tanto del país como del deporte norteamericano, la escuela de LeBron James representa el triunfo más grande en su carrera, y nadie hubiera pensado que lo consiguió fuera de las canchas. Como él mismo lo dijo, poder ayudar a todos los niños que han pasado por una situación como la de él es la satisfacción más grande que ha tenido desde que se convirtió en un deportista profesional.

(Foto: Getty Images)