¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Rally Dakar: de África a América, una carrera de relevancia global

El Rally Dakar tiene una gran historia y este 2019 se celebrará en Perú de manera total.
(Imagen: Getty)

Carros, motos, arena, desierto y miles de kilómetros por recorrer. Esas son las primeras imágenes que llegan a la mente cuando se habla del Rally Dakar, una de las competencias más importantes y famosas del mundo relacionadas al mundo motor. Sin embargo, ¿qué es? ¿cómo nació? ¿de qué se trata este reto que ha puesto a prueba a miles de conductores?

La materialización de lo extremo

Para entender este rally hay que hacerlo desde el principio y para eso nada mejor que aferrarse a la historia. La ‘leyenda’ indica que el gran inicio de esta competición data de 1978, gracias al piloto francés Thierry Sabin, quien un año antes se perdió en desierto de Libia y fue rescatado en situación extrema. Pese al mal trago, el motociclista pudo retener en su mente los paisajes que vio en la travesía y decidió iniciar una prueba para mostrar al mundo parte de su vivencia, empezando en Europa (Francia) y terminando justamente en Dakar.

Un desafío para aquellos que parten. Un sueño para quienes se quedan“, así definió Sabin lo que significaba el Rally Dakar.

Con el paso de los años, la competencia ha ido cambiando de ruta. La primera vez que el camino vio modificado su trazado original fue en 1994, cuando salió de París, llegó a Dakar (capital de Senegal) y regresó a la ciudad francesa (esto no pasó con anterioridad).

Sin embargo, lo anterior  fue el principio de lo que vendría después. España y Portugal, ediciones posteriores, se convertirían en los países sede para comenzar el recorrido y los problemas políticos provocaron que la ruta por el continente africano fuera cambiada varias ocasiones, al punto que en 2008 el Rally Dakar fue suspendido por amenazas terroristas en Mauritania, nación del continente negro.

Renovarse para avanzar

Los amenaza de ataques terroristas no fue un hecho menor y la organización decidió decir adiós al rally como era conocido, al menos geográficamente, por lo que lo trasladó a América del Sur desde 2010, región de la que no se ha movido, siendo Argentina, Chile y Bolivia algunos de los países más visitados por la competición. Para este 2019, Perú albergará el certamen de manera exclusiva. Es decir, todas las etapas se correrán en este país, a diferencia de otras ediciones, donde se comparte suelo.

El cambio en el Rally Dakar no solo ha llegado desde la ruta. A partir del inicio de la aventura en 1978 a la fecha, la aceptación de diferentes tipos vehículos ha ido en aumento. Hoy en día, el rally cuenta con cinco categorías: carros, motos, camiones, quads (cuatrimotos) y Side by Side (UTV), estos últimos agregados en 2009 y 2017 respectivamente.

Por supuesto, todos estos cambios siempre han sido escoltados por la tecnología y planificación, mismas que han permitido al rally pasar de ser una carrera prácticamente improvisada a utilizar las más sofisticadas innovaciones para beneficio del público, pilotos, medios de comunicación y todos los elementos alrededor de la competencia.

Números para entender el todo

Cuando se dice que el Rally Dakar es una de las competencias más importantes del deporte motor no es exageración y esto lo puede sustentar los números. Desde lo que se gasta un piloto, pasando por la cobertura mediática, hasta la derrama económica que deja en las naciones sedes son puntos clave para entender su relevancia.

En diferentes entrevistas realizadas por el Comercio de Perú, se pudo establecer que los equipos pueden llegar a gastar entre 220 mil dólares hasta los 800 mil (incluso más) en un vehículo (la cantidad puede variar de acuerdo al tipo de automóvil). Por supuesto, la mayoría de la inversión es auspiciada por las marcas de los equipos, dígase Chevrolet, Mitsubishi, etc.

En cuestión marketing, “el Rally Dakar brinda que tu marca sea vista por más de cinco millones de personas, durante 17 días, a través de 1.200 horas televisadas y con alcance en 190 países”, apuntó Gianfranco Esposito, director ejecutivo de la empresa Recreum, relacionada a deportes y entretenimiento, justificando la inversión que los corporativos hacen en los presupuestos de competidores.

Y continuando en lo económico, además de los pilotos y marcas, los países también resultan con saldo positivo. En 2017 Bolivia empezó el año con una derrama de 140 millones de dólares, mientras que en 2018, gracias al impacto publicitario, Perú tuvo una ganancia de 300 millones de dólares, 50 veces más de lo invertido, de acuerdo al Comercio de Perú.

Por supuesto, al ser un evento de relevancia internacional, el rally de Dakar es cubierto por numerosos medios de comunicación, sobre todo de aquellos países que tienen participación (61 para la edición 2019). En total, para la edición de Perú (que inicia el próximo 7 de enero y concluye el 17 de enero), fueron registrados mil 900 periodistas y 70 cadenas de televisión retransmitirán las acciones de la competencia a 190 países, como bien comentó Esposito.

Con 41 años de experiencia, el Rally Dakar se ha convertido en una competencia que genera números, números y más números positivos, en todos los sentidos. ¿Así o más evidente su importancia a nivel internacional?

***

Perú espera con ansias Dakar 2019. A partir del próximo 7 de enero iniciará el recorrido de 10 etapas (la edición más corta), que pondrá en el ojo internacional a Sudamérica de nueva cuenta, gracias a una competencia nacida en África, recorrida en Europa, perfeccionada en suelo americano y ganada por naciones de diferentes puntos del orbe.