Guatemala cobijó a delanteros mexicanos que aquí ignoramos

Othoniel Arce y Agustín Herrera son el claro ejemplo de delanteros mexicanos que se han adaptado perfectamente en el futbol de Guatemala.

¿Cuántas veces hemos escuchado el himno nacional mexicano fuera de nuestras fronteras?. Quizá recordemos los juegos de la selección o cuando un medallista de oro olímpico sube al podio, pero que por iniciativa del público lo hagan en honor a un jugador mexicano, eso es muy raro.

Si ponemos esta escena en la mesa pensamos inmediatamente el jugadores de la calidad y peso de Hugo Sánchez, Rafa Márquez o Andrés Guardado, sin embargo el protagonista de nuestra historia es Othoniel Arce.

Lee más: En meses futbolista mexicano pasó por Grecia, España y acaba en Guatemala.

El jugador nacido en Tejupilco, Estado de México, se convirtió en un errante del balompié nacional desde que en 2010 debutó en Primera División con el San Luis, equipo con el que tuvo su mejor rendimiento.

Monterrey, León, Pachuca, Querétaro y Necaxa son las playeras que Arce vistió en la Liga MX, ,mientas que en la Liga de Plata formó parte de las plantillas de Lobos BUAP, Cimarrones y Atlético de San Luis.

De hecho, a principios de 2018 las intenciones de Othoniel eran cumplir su sueño de jugar en Europa, pues en la liga de Grecia, específicamente el Lamia FC, se fijó en él para contratarlo. Incluso el pase era ya un hecho por la falta de minutos de juego con el Necaxa.

Lamentablemente no encontró acomodo con el equipo de la segunda división griega y aprovechando el viaje hizo pruebas con el Real Murcia de España, pero la suerte no le sonrió.

Su destino estaba en otra parte donde se convertiría en ídolo. El departamento de Suchitepéquez en Guatemala se convertiría en su nueva casa.

El delantero mexicano llegó con bombo y platillo al roster de los Venados, un equipo que sufre ya que hoy se encuentra en la última posición de la tabla (en el lugar 12) con 12 puntos en 15 partidos disputados, esto a pesar de que hace un año se consagró campeón del torneo Clausura 2017.

Con el peligro del descenso, el Suschitepéquez encontró en el azteca una posibilidad de salvación (aunque parece remota), ya que se ha convertido en un revulsivo en el ataque ya que es al actual goleador del equipo con cuatro goles.

Arce compartía plantilla con otros dos mexicanos, Daniel Guzmán (hijo del ahora entrenador Travieso Guzmán) y el mexicoamericano Irving García. Según números de Transfermarkt, Othoniel es el jugador mejor valorado en la nómina con 600 mil euros.

La liga guatemalteca se ha convertido en territorio fértil para los mexicanos, teniendo como último y máximo referente a Agustín Herrera. El jugador que salió de las filas del Santos Laguna y que tuvo que salir de la institución por la falta de oportunidades al tener enfrente de la fila jugadores como Matías Vuoso, Christian Benítez y Oribe Peralta.

Después tuvo un andar en categorías inferiores con Dorados, Mérida, Atlante UTN y Altamira. Pero su fortuna cambiaría en 2013 cuando fue contratado por el Coatepeque de la Liga Nacional de Guatemala.

Lee más: Liga Guatemalteca con menos entradas que el Ascenso MX.

Su rendimiento fue instantáneo consiguiendo 20 goles en su primer torneo, por lo que fue firmado posteriormente por uno de los equipos más grandes de la nación del quetzal: Comunicaciones. Con el conjunto crema consiguió 19 goles en su primer torneo.

El ex lagunero parece ser un amuleto en Guatemala, pues fue dos veces campeón con el Comunicaciones y dos más con su actual equipo, el Antigua FC donde ya ha marcado en 26 anotaciones.

Ya sea en un estadio con el peso del Nacional Doroteo Guamuch (donde juega Comunicaciones y tiene capacidad de 26 mil personas) o uno con apenas 10 mil personas como el Estadio Carlo Salazar Hijo (casa del Club Social y Deportivo Suchitepéquez), los mexicanos se han convertido en piezas claves en el desarrollo del futbol en Guatemala, pero sobretodo y lo más importante es la cálida bienvenida que el publico guatemalteco le ha dado a estos jugadores, que sin importar sus colores de nacimiento los han adoptado y homenajeado al nivel de tocar las notas del himno nacional mexicano en un estadio de primera división.

Publicidad