“Al principio pensé ¿para qué un partido? Van a pensar que estoy moribundo y no es así, pero he recibido muchas muestras de cariño”, declaró Ezequiel “El Cheque” Orozco previo a su partido de beneficio entre Murciélagos y América al diario Récord. El jugador fue diagnosticado con cáncer de pulmón en 2016 y desde entonces el futbol mexicano se volcó en ayuda para recaudar fondos para sus tratamientos. Muestras de apoyo que se agradecen mucho, pero que en nuestro balompié se dan a cuentagotas y solo cuando la tragedia hace acto de presencia.

Hoy, lamentablemente Ezequiel perdió la batalla contra el cáncer a sus 29 años de edad y su nombre vuelve a ser mencionado en todas las plataformas. ¿Por qué más allá del momento no se le dio seguimiento a su situación?.

LEE MÁS: Murió Ezequiel Orozco, futbolista del Ascenso que padecía cáncer. 

Como partido de preparación rumbo al Apertura 2017 de la Liga MX, el América estuvo presente en Los Mochis, Sinaloa, para enfrentar al equipo del Ascenso, Murciélagos FC. Lo que se recaudó de venta de alimentos, bebidas y souvenir fue donado a la causa del Cheque Orozco y el resto para la Comisión del Jugador. Además, el equipo mochiteco le renovó el contrato para ayudarlo con su tratamiento.

Y no solo el club de Coapa se apuntó a ayudar al jugador, equipos como Monterrey, Correcaminos, León, Celaya, Querétaro, Santos, así como internacionales (Bayer Leverkusen, Atlético de Madrid y Arsenal) también usaron su pretemporada para recaudar dinero y realizar subastas en ayuda de Orozco.

Es muy bueno ver estas muestras de apoyo en nuestro futbol, sin embargo tanto medios y equipos de la Liga demuestran tal unidad cuando el tema sea tendencia y la tragedia aparece.

En la historia reciente solo podemos mencionar un par de casos como eventos masivos realizados por elementos de la Liga MX para ayudar a un compañero: los casos de Salvador Cabañas y Christian “Chucho” Benítez.   

El paraguayo Salvador Cabañas recibió un balazo en la cabeza en 2010 cuando jugaba para los azulcrema, situación que lo puso en riesgo de perder la vida y que acabó con su carrera y futuro como futbolista profesional. En aquella ocasión el futbol mexicano se unió y hasta se organizó un duelo entre la Selección Paraguaya y las Águilas.

El caso del ecuatoriano Chucho Benítez también cimbró a nuestro balompié cuando perdió la vida en 2013 en Qatar tras ser transferido por el América por una peritonitis mal tratada que desembocó en una crisi cardiaca. La tragedia motivó a que se ayudara a su familia con un juego entre los dos equipos del ecuatoriano en México: Santos y los de Coapa.  

Caso aparte, cuando Yasser Corona, futbolista de Xolos, sufrió una fuerte lesión en sus cervicales que puso en riesgo su carrera como futbolista, los equipos de la Liga se unieron con el hashtag #FuerzaYasser y hasta sacaron unas playeras en su apoyo, sin embargo nunca se realizó algo más allá.

También, la unidad que muestran jugadores con sus similares en el gremio. Para el caso del Cheque Orozco muchos futbolistas como Alan Pulido, André-Pierre Gignac y Moisés Muñoz donaron prendas e hicieron subastas para apoyar al sinaloense.

Hace algunos meses y muy lejos de las portadas de los medios y los grandes equipos, se realizó un partido a beneficio de Salvador Cabañas en La Piedad, Michoacán, entre las Leyendas del Guadalajara y el América, donde vieron actividad personajes como Ramón Morales y Cecilio Santos. También el año pasado se llevó a cabo un duelo para ayudar a Gisleno Medina Leistes, ex futbolista uruguayo del Atlante que se encuentra totalmente discapacitado.   

La tendencia es clara, medios y equipos apoyan cuando el tema está de moda, después pasan a un rincón muy oscuro y pequeño dejando a los atletas olvidados de los reflectores, mientras que los jugadores son los únicos que mantienen este vínculo de ayuda entre colegas, sea como sea.

“Me veo jugando en diciembre de nuevo al futbol profesional. En mi mente no está dejar de jugar, si Dios me permite seguir jugando futbol profesional, obviamente que voy a estar muy agradecido”, declaró Ezequiel “Cheque” Orozco para Récord . Lamentablemente nunca pudo pisar profesionalmente de nueva cuenta un campo de futbol. Cheque nos deja una historia de lucha, entrega y profesionalismo que sin duda, será recordada por sus cercanos y se espera esta experiencia sirva de aprendizaje en todo el futbol mexicano. Descanse en Paz.