El éxito efímero de Corona Sport en el futbol mexicano

Corona Sport es el ejemplo perfecto de un éxito efímero en el futbol mexicano. Capaz de llegar a la cima en poco tiempo, logró vestir al primer campeón de torneos cortos y (tal vez) a una de las mejores plantillas de Toluca. Sin embargo, poco le duró el gusto

En el mundo del futbol existieron, existen y existirán muchas marcas que se encargan de hacer los uniformes de los equipos. Algunas han ido y venido, como Le Coq Sportif; otras simplemente se fueron, como Pony International. Sin embargo, si queremos ponernos más nostálgicos en ese último rubro, debemos hablar de Corona Sport, esa marca fugaz que dejó grandes recuerdos en el futbol mexicano.

Podríamos decir que muchos no la conocen y hasta cierto punto puede ser cierto, pero de su importancia e historia no se debe dudar y, por supuesto, los aficionados de Santos y Toluca son quienes la recuerdan con mucho más afecto.

Y es que la marca impulsada por Grupo Modelo puede presumir de haberse colocado en la élite del balompié azteca, pues bajo su patrocinio el equipo de La Laguna y los mexiquenses se coronaron campeones de México.

En 1996, Santos y Corona Sport unieron lazos, y para beneficio del cuadro de Torreón, esa relación trajo su “torta bajo el brazo”, pues fue en ese año cuando consiguieron su primer título de campeón.

Sin embargo, la relevancia de ese campeonato no se queda ahí, pues ese certamen fue el primero de los llamados torneos cortos que se mantienen hasta la actualidad. Es decir, Corona Sport quedó para siempre en la historia santista y del futbol mexicano en general. Mató dos pájaros de un tiro.

Con el cuadro de los Guerreros, la manufacturera firmó contrato por seis años, por lo que su despedida se dio en 2002, pero antes de que se confirmara su salida, la marca no quería despedirse sin darle otra alegría a la gente de la Comarca Lagunera por lo que en el Verano 2001 “vistió” el segundo trofeo de campeón del club, para así iniciar su despedida de Torreón.

El otro equipo favorecido de la “suerte” de Corona Sport fue el Toluca del Verano 98, ese que deslumbraba a las órdenes de Enrique Meza y jugadores como Hernán Cristante o José Saturnino Cardozo, que culminó un gran torneo con la obtención del campeonato, el cual sería el cuarto para la institución y el segundo, hasta ese momento, de su entonces patrocinador oficial.

Por desgracia, así de rápido como llegó a la cúspide del futbol azteca, así también fue su caída, pues después de los éxitos mencionados, Corona Sport no volvió a figurar y en la actualidad solo queda en la memoria de los aficionados. ¡Ah, y en los sitios donde venden playeras (de Santos y Toluca)! Donde su precio es tan caro como si las hicieran ahorita, pues llegan a superar los mil 200 pesos para que puedas adquirirlas.

Eso sí, el gasto vale la pena, porque no cualquiera puede presumir de tener algunas de esas “reliquias” de colección.

Publicidad