¿Es Bill Belichick un Lord Sith?

Hoy los Patriots y Bill Belichick controlan un Imperio, nadie puede hacerles frente, pero existe una nueva esperanza para acabar con su tiranía.

Son tiempos difíciles en el emparrillado. Mientras en el senado se discuten los castigos para los rebeldes que se hincan durante el himno del Imperio, el emperador Belichick (aka Darth Patriot) planea un nuevo golpe junto a su aprendiz, Lord Tom Brady, y con ello asegurarse el dominio de la galaxia NFL.

– Lease en texto amarillo sobre un fondo estrellado –

Inerte y cruzado de brazos, su rostro apenas se asoma cubierto por un gorro y solo se logra apreciar un gesto de malestar. Sus pequeños movimientos con las manos y lento andar mueven los hilos de un grupo muy poderoso.

No es Sheev Palpatine en la Estrella de la Muerte, es Bill Belichick en las laterales de los New England Patriots. Aunque pertenecen a universos diferentes, sus historias bien podrían coincidir hasta pensar que el head coach es un Lord Sith.

Si bien Belichick ha cimentado su carrera como uno de los mejores coaches (si no es que es el mejor) de la historia, la polémica y sus métodos para conseguir las victorias siempre lo han puesto en la línea de lo polémico -y hasta lo tramposo-, viviendo así muy cerca del lado oscuro de la fuerza.

Desde pequeño, se convirtió en un conocedor de la “fuerza” en el futbol americano, con un padre inmerso en el juego ya que se desempeñaba como entrenador. Su vida era esa, análisis del football en el desayuno, entrenamientos de comida y, como cena, repaso de jugadas.

“A Bill le gusta crear esa imagen de ‘fuera de la ley’, el tipo rudo. Yo pienso que realmente lo disfruta. ¿Pero quién es en realidad? Es como un niño geek. No uno atlético. Un jugador de futbol fallido”. Ex head coach de la NFL a ESPN. 

Y como Palpatine, Bill tuvo que escalar rumbo al poder. Tras graduarse en Economía en Weskeyan, consiguió su primer trabajo en los Colts ganando 25 dólares como scouting en 1975. Cuatro años después, ya había trabajado en Detroit Lions, Denver Broncos y New York Giants brillando como una mente maestra del emparrillado cumpliendo las labores de coach asistente en diferentes posiciones.

La figura de Bill Parcells apareció en su sendero para 1983, un maestro oscuro del emparrillado que lo cobijó. La fórmula se completaba: un Lord Sith con un aprendiz como lo dictaba la regla de 2 de Darth Bane.

Con dos Super Bowls conseguidos en esta fórmula, Belichick probó el éxito y sabía que su destino estaba en ser el más poderoso de la galaxia NFL… solo le faltaba el poder.

“Belichick jugaba muy estratégico, un juego de ajedrez muy intrincado mientras los demás jugaban damas”. Curtis Martin, ex corredor de los Patriots entre 1995 y 1998.

Sheev Palpatine (ya conocido como Darth Sidious) tuvo que asesinar a su maestro, Darth Plagueis, mientras dormía para poder comenzar su ascenso al poder. Menos dramático pero, igualmente efectivo, Belichick tuvo que soltar el lazo con su maestro para destacar. A pesar de una nueva independencia, su primera oportunidad no fue exitosa.

¿Qué se puede sacar de de un agujero maldito como Mos Eisley?, o en su defecto Cleveland

Quizá aun faltaba una enseñanza más de su maestro y por eso Parcells lo recibió nuevamente en su clan tras cinco años de sinsabores con los Browns (quienes mudaron su franquicia a Baltimore).

Nuestro Lord Sith, pasó de ser Senador a Canciller Supremo moviendo los hilos de la república a su conveniencia, algo así como Belichick lo hizo aprovechando la ausencia de Parcells en Jets, convirtiéndose en head coach por solo unas horas del equipo para luego “asesinar” esas esperanzas y firmar con los Patriots.

“Para ser bueno en el campo debes de ser emocional. Para ser bueno en la oficina tienes que ser robótico. La forma en que separa en su mente las relaciones personales y profundas con sus jugadores en el vestidor, en el campo y los juegos, frente a la realidad de ver a esos jugadores desde el punto de vista estrictamente financiero, como mercancía es increíblemente difícil”. Phil Savage, asistente de Bill en Browns de 1991 a 1995.  

Ya como mandamás de la república llamada New England, le faltaba crear un imperio. Para eso, necesitaba un aprendiz poderoso y que fuera un paria para mucha gente. Con la selección 199 global del draft de la NFL en el 2000, los Patriots eligen al QB, Tom Brady. La regla de 2 de Darth Bane volvía a presentarse.

Quizá, más allá de sus similitudes en la vestimenta y hasta físicas, la mayor cercanía entre Palpatine y Bill Belichick está en la forma de dirigir a sus cercanos para conseguir sus objetivos.

Paltapine convirtió la república en un imperio para tener el control de todo. Belichick adoptó los roles de gerente general y head coach para manejar completamente a los Patriots. Todo comenzó a hacerse según las órdenes y manías de Bill.

“No es el ambiente más fácil para estar, era estresante. Te separaba algunas veces de tu familia inmediata por la obligación que tu tenías con la organización para realmente darlo todo. En otros lugares el enfoque está en el futbol y en ganar, pero no al nivel de New England. Esto se atribuye a cómo Bill maneja el show ahí”, Rich Ohrnberger, liniero de los Patriots entre 2009 y 2011.  

Así nació el Patriots Way que hoy los tiene con cinco Super Bowl ganados y uno más en puerta. Nada sale del vestidor (o cuartel general), todo es secreto y se arreglan los problemas en cortito. Es muy importante darlo todo por el equipo (o el Imperio) y se está dispuesto a doblar un poco las reglas para conseguir los objetivos (más evidente ¿no?).

Esta dupla maestro-aprendiz, head coach-quarterback, es la más exitosa de la historia con todos los rivales a sus pies por más de 17 años (ningún equipo puede presumir un récord ganador ante New England desde que este binomio llegó). Darth Sidious y Darth Vader hicieron lo mismo, teniendo a la galaxia a sus pies por poco más de dos décadas.

Qué importa si hay que desinflar balones o eliminar bases rebeldes. Qué importa si hay que activar el protocolo clon 66 o espiar a los equipos rivales. Lo que realmente importa es tener el dominio, el poder y ser temido.

“Cruzará la línea en cualquier momento que crea que puede salirse con la suya. Esto se ajusta perfectamente a la cultura y la mentalidad allí. Se trata de ganar, y cuando trabajas 23 horas al día buscando todas las ventajas y tienes toda tu vida invertida en el resultado de un partido de fútbol, honestamente, ¿cuánto tiempo pasarás antes de que empieces a pensar?: ‘Bueno, si voy un poco más allá, ¿cuál es la diferencia? ‘ Cuanto más trabajes y cuanto más inviertas en él, más comenzarás a pensar como Bill y más fácil será justificarlo”,Ex head coach de la NFL a ESPN.

Hoy los Patriots son como Stormtroopers, unos clones educados a cumplir las órdenes de su emperador y con ello mantener la estabilidad en el Imperio. Hoy no vemos cómo pueda caer la Estrella de la Muerte que flota sobre New England. Hoy vemos cómo muchos rebeldes “murieron” tratando de combatirlos como los Rams, Seahawks, Panthers y Falcons.

Sin embargo una nueva esperanza se asoma este 4 de febrero con los Eagles (quienes ya sufrieron el poder del lado oscuro en 2005 cayendo en el Super Bowl XXXIX ante los Pats). Estos hombres de los que nadie espera nada, mantienen la esperanza de restaurar el orden en la república y que la NFL vuelva a ser competitiva… ¿lo lograrán?.

Ayúdanos Nick Foles, eres nuestra única esperanza.