En Monterrey, la lucha libre es circo, maroma y teatro

La lucha libre mexicana está en una nueva etapa, las empresas independientes surgen, luchadores se renuevan y Monterrey indica que se puede crear un público a través del espectáculo.

“La Lucha Libre es circo, maroma y teatro. Un circo por el lugar en donde se realiza. Maroma por los vuelos que se hacen y teatro por todo el espectáculo que engloba este deporte-espectáculo”, de esta forma define el pancracio Roberto Figueroa, Director de la empresa Llaves y Candados que opera en la Ciudad de Monterrey.

Nuevo León es un estado que por mucho tiempo tuvo muy poca afición por la lucha libre, hasta hace seis años creció y ahora se adopta como un espectáculo muy bien remunerado. El morbo fue la clave para que personas asistieran a la Arena Coliseo de Monterrey y comenzaran a ver todo lo que ofrece la lucha libre, las peleas entre artistas , los vuelos y todo el show fueron ingredientes que llamaron al público a conocer este deporte que parecía no tener auge en la ciudad regiomontana.

“La verdad es que la Arena Coliseo de Monterrey estaba a punto de desaparecer hace 12 años, venía la AAA, el CMLL y no metían ni 500 personas. Entonces estuvo a punto de cerrar y llegaron los enfrentamientos de Niurka, Patricio Zambrano, Konan Big, Alfonso de Nigris y se llenaba. Maribel Guardia venía y metía 5 mil personas con precios que la gente normalmente no pagaba. Gracias a los artistas la Arena Coliseo no se cerró, gracias a los artistas se creó un nuevo público”, narra Roberto Figueroa en entrevista para Los Pleyers.

Las peleas entre las personalidades del espectáculo crearon un nuevo público, fue entonces cuando se comenzaron a tener peleas con luchadores profesionales, la afición respondió y a cinco años de la creación de la promotora Llaves y Candados la lucha libre es un éxito monetario en Monterrey.

Sin embargo, las peleas entre artistas tiene una razón, debe existir una confrontación previa entre ellos para que se pueda pactar una pelea y tenga una motivo de ser, sino no tiene sentido y la afición no responde. “Las personas deben entender que no se pierde la esencia de la lucha, ellos se entrenan. Al final es negocio y nosotros ofrecemos espectáculo. Recordemos las películas del Santo, las funciones de WWE con Floyd Mayweather Jr, es deporte que se combina con el espectáculo desde siempre”.

Roberto Figueroa afirma que “Llaves y Candados” no es la empresa que comenzó a realizar las luchas entre artistas. “Nosotros solo hicimos dos, las demás las hicieron empresarios que estuvieron antes que nosotros”. También afirma que ahora ya no se hacen este tipo de enfrentamientos porque ya no existen artistas, ellos se acabaron porque la gente ya no ve telenovelas, ahora existen otras plataformas.

– Si aún existieran artistas, ¿Llaves y Candados haría este tipo de peleas?

“Por supuesto. Yo estaría encantado de traer a Rafael Amaya, Mauricio Ochmann y Fernanda Castillo. Creo que sería un evento exitoso si ellos pudieran venir a pelear”

– ¿Se pierde la esencia de la lucha libre cuando pelean artistas?

“No se pierde. Al contrario, es muy triste cuando la afición se olvida que en la cartelera hay cinco luchas más, el deporte no debe estar peleado con el espectáculo, la gente crucifica eso. Pero esto siempre ha existido, la afición es muy cerrada”

La lucha libre tiene una razón y un por qué. En Monterrey la fórmula funcionó, la gente pagó por el morbo, ahora el deporte del pancracio tiene una afición importante. Pero fue un proceso de seis años para crear y recuperar al público, ahora las carteleras son engalanadas por Rey Mysterio o el Hijo del Santo, quien antes fue un detractor de estos espectáculos con luminarias de los medios, y en la taquilla es un éxito. Para mantener al público “Llaves y Candados” realiza eventos con luchadores locales y nacionales.

Figueroa afirma que el siguiente paso es juntar al Hijo del Santo, Rey Mysterio, Doctor Wagner y Alberto del Río en una sola noche, los mejores cuatro taquilleros de la lucha libre mexicana.

“Yo solo le digo a la gente de Monterrey que nos siga en nuestras redes sociales, asistan a las funciones. Hay que apoyar al luchador y a las empresas para que esto no muera”.

La lucha libre mexicana está en una nueva etapa, las empresas independientes surgen, luchadores se renuevan y Monterrey indica que se puede crear un público a través del espectáculo. Algo que siempre estará atado al deporte del pancracio.

 

 

Publicidad