El draft no es la salvación de los equipos de la NBA

Está claro que el objetivo principal de un equipo de la NBA es levantar el trofeo Larry O’Brien pero, ¿qué pasa cuando los números ya no te permiten llegar a...

Está claro que el objetivo principal de un equipo de la NBA es levantar el trofeo Larry O’Brien pero, ¿qué pasa cuando los números ya no te permiten llegar a los playoffs y las esperanzas por el campeonato se acaban? La respuesta es simple: te dejas ganar.

A lo largo de la historia, las franquicias han visto al draft como la oportunidad para mejorar su plantilla y, por ende, llegar mejor preparados a la siguiente temporada. La realidad es que ni el mejor jugador de la NCAA puede garantizar el éxito en un futuro próximo.

Mark Cuban, dueños de los Dallas Mavericks, admitió que los equipos que ya no tienen oportunidades de llegar a los playoffs se dejan ganar para terminar en la peor clasificación y así poder escoger entre los primeros del draft.

“Una vez que nos quedamos sin opciones de estar en playoffs, hicimos todo lo posible para perder”, Mark Cuban.

La estrategia de los Mavs, en palabras de Cuban, fue poner en la duela a los jugadores más jóvenes aunque aseguró que ellos “dieron todo en la cancha” pues querían demostrar de qué estaban hechos.

Sin embargo,  la selección de los nuevos prospectos del basquetbol también depende  de la lotería del draft. El sistema que se llevó a a cabo el 16 de mayo, ha tenido muchas críticas desde que se implantó en 1985 debido a que se cree que ha favorecido a algunos equipos. La lotería de 2017 puso a los Celtics en la posición número uno del draft gracias a los Nets que les cedieron su lugar a cambio de Kevin Garnett y Paul Pierce en 2013.

Boston se encuentra peleando por el campeonato del Este, es decir, uno de los cuatro mejores equipos de la temporada 2016-17 tendrá una ventaja, mientras que los equipos con el peor balance (Nets, Suns y Lakers) tendrán que esperar para hacer sus selecciones en el draft.

En este panorama, la estrategia de Cuban sigue funcionando, los Mavs se encuentran en el noveno peor puesto y, aunque todo dependerá de las necesidades de cada equipo para elegir a sus rookies, se acercan a las mejores selecciones.

Sin embargo, un mejor puesto no significa que el draft sea la salvación de un equipo en la NBA. Desde 1985, solo cinco jugadores pudieron ganar un campeonato con el equipo que los eligió: Sean Elliott con los Spurs en 1999 , David Robinson con los Spurs en 1999, Tim Duncan con los Spurs en 1999, 2003, 2005, 2007 y 2014; Jason Kidd con los Mavericks en 2011 y finalmente Darko Milicic con los Pistons en 2004.

La grandes franquicias se construyen año tras año y no solo con un jugador universitario. La NBA debería hacer algo con este problema, un equipo que se deja ganar nunca podrá estar entre los mejores 16 equipos. Paul Shirley, periodista de El País, proponía que se sancionara económicamente a los equipos que terminaran con la peor puntuación, “la NBA ya paga por ganar, ¿por qué no penalizar la derrota? Sobre todo si se beneficia al deporte y a sus aficionados”.

Tal vez la NBA nunca haga un cambio con respecto a esto, pero está claro que en la mejor liga de basquetbol del mundo, la lotería del draft no debería verse como un premio mediocre para las franquicias que terminan en lo más bajo de la tabla.

Publicidad