El día no ha sido el que esperaba Dimitri Payet, jugador del Olympique de Marsella. La final de la Europa League contra el Atlético de Madrid estaba en juego y podía ser la noche perfecta, pero simplemente para el jugador francés no lo fue y por mucho.

Para empezar, Payet llegó al encuentro decisivo entre algodones, pero pudo estar entre los once iniciales. Sin embargo, su primera mala decisión llegó antes comenzar el encuentro. Al momento de ir saliendo al campo, Dimitri se atrevió a romper la regla no escrita más importante: ¡la copa no se toca!

Dimitri Payet Copa Europa League

Para muchos, el hacer eso significa un mal presagio y en el caso del francés se cumplió de la peor forma para él, ya que al minuto treinta tuvo que salir de cambio por lesión. Payet no aguantó más y se fue entre lágrimas, cuando su equipo ya perdía uno por cero ante el Atlético de Madrid.

Su reacción fue tan dolorosa para algunos que incluso Antoine Griezmann, su rival y compatriota, se acercó a él para consolarlo.

La desgracia para el francés seguro aumentó más, pues si bien su equipo no jugó mal, fue el Atlético de Madrid el equipo que terminó coronándose en la final de la Europa League.

El gran verdugo del Olympique fue Antoine Griezmann, quien vacunó en dos ocasiones al cuadro galo. El primer gol llegó a los 21 minutos de juego, después de un error fatal de la defensiva; mientras que el segundo fue a cuatro minutos de iniciada la parte complementaria. Un 2-0 lapidario.

Lee más: Afición del Atlético de Madrid no quiere a Hugo Sánchez en su nuevo estadio

Gabi Fernández se encargó de poner el clavo definitivo en la tumba del Olympique. A un minuto del final resolvió con un disparo cruzado y puso el 3-0 que sirvió para adornar un triunfo que ya estaba sentenciado.

Ahora falta ver si la lesión de Dimitri no resulta más grave de lo que se pudiera pensar, pues también está en juego su posible participación en la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Lástima por Payet.