La jornada 17 del torneo de Apertura 2017 de la Liga Bancomer MX era de suma importancia para Cruz Azul. En primera instancia se jugaba su pase a la liguilla, pero en caso de no concretar el resultado se esfumaría la penúltima oportunidad de ser campeón en el estadio Azul. Por eso hubo tanta afición en el partido contra Veracruz, afortunadamente el club consiguió la victoria y pasó a liguilla, pero, ¿qué despedida se merece el estadio Azul?.

La casa de la Máquina por más de 20 años cerrará sus puertas el siguiente torneo, todo está en manos del equipo, pues de los resultados del Cruz Azul dependerá una merecida despedida al recinto. Para la afición y todos los involucrados en el mundo del futbol no les suena para nada coherente que los cementeros cierren este torneo eliminados por el América, el partido es una revancha, es de las últimas oportunidades para cerrar un ciclo en el coloso de la colonia Nochebuena.

El escenario ideal es con un campeonato, que mejor que despedirse de tu casa con un título de liga. De paso se rompe una maldición de no ser campeón, te reivindicas con tu afición, eliminas el término “cruzazulear” y comienzas un nuevo ciclo sin presión.

El contrato de arrendamiento del Club Cruz Azul para utilizar las instalaciones del estadio Azul culminan en el torneo de Clausura  2017-2018. Hace poco más de un año se dio a conocer la noticia de que el equipo no permanecerá en el inmueble. Pues, Cosío Family el corporativo empresarial dueño del estadio, propuso subir el costo de la renta para renovar el contrato, los directivos del equipo de futbol no aceptaron y le dirán adiós a su casa desde 1996.

Tras no tener un equipo de futbol que pueda pagar el costo de la renta, lo dueños decidieron que será mejor derribarlo e invertir en un complejo comercial del cual puedan obtener ganancias. Entonces, ¿no es necesario tener una buena despedida para el estadio Azul?.

El estadio es un símbolo para Cruz Azul, pero hay que recordar que también fue sede del América, Necaxa y Atlante, este último se coronó campeón de liga en 1947 y en la temporada 92-93. Albergó partidos de Selección Nacional, pero también tiene historia en el futbol americano. Pues inicialmente fue edificado para presencias juegos de americano, sede de varios equipos nacionales, incluso albergó el primer partido de la NFl fuera de Estados Unidos con un juego entre Santos de Nueva Orleans y Las Águilas de Philadelphia.

Un inmueble histórico que está en las manos del Cruz Azul darle una buena despedida, en esta liguilla tiene la penúltima oportunidad para una despedida grata. En caso de no conseguirlo tendrá que hacerlo en el siguiente torneo, con un futuro incierto y eso sí con mayor presión. Puede ser con Copa MX en caso de malos resultados, pero la Máquina está obligada a darle una buena despedida al coloso, está obligada a ganar, a reivindicarse con su afición para cerrar un ciclo y convencer a sus seguidores de acompañarlos a donde sea su destino.

Cruz Azul no lo hagas por todos los que critican, hazlo por la institución, por sus aficionados, por tu historia. Hoy comienza la liguilla y con ella una de las últimas oportunidades para hacerle reverencia al estadio Azul.