Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

El deporte y su capacidad de transmitir felicidad al espectador


El deporte y la felicidad son dos elementos que van siempre de la mano. Los aficionados encuentran en los deportes una oportunidad para “salirse” de la realidad

El deporte es uno de los elementos más importantes de la sociedad. No por nada los medios le dedican tanto tiempo a su cobertura e invierten para la transmisión de programas especializados o publicaciones relacionadas. Tampoco se puede omitir que los deportes ayudan a la felicidad de la gente que los ve, de la afición, pero ¿por qué nos hacen felices?

“El futbol no da soluciones a los problemas, pero sí alegrías. Y por eso, la sociedad se lo agradece de una forma muy generosa. Es un sector, un mundo, al que se le perdona todo”, comentó Alfredo Relaño, director del medio español As. Sin embargo, esa frase puede ser adaptada al deporte en general.

Si bien ver un partido por televisión no te ayudará a cambiar las cosas que suceden en tu vida, este al menos servirá como un escaparate a la realidad, que en ocasiones no es la mejor. Por un momento, lo que único que importa es lo que está sucediendo frente a la persona, ya sea en la sala de su casa o en el mismo estadio, al punto de olvidarse de todo lo demás.

“Tras un resultado positivo, podemos olvidarnos de la crisis económica y hasta gastar más”, comentó Rosa Baños, catedrática de la Universidad de Valencia, demostrando que el deporte puede cambiar las perspectivas con las que se ve el mundo después de un encuentro.

Otro aspecto a considerar es la empatía o “acercamiento” que se tiene con los atletas y lo que realizan. “Los deportistas son los héroes de nuestro tiempo”, comentó el periodista colombiano Mauricio Silva, dejando entrever que ellos tienen la capacidad de lograr lo que los “mortales” no, pero que al final le emociona presenciar sus logros.

La catarsis es otro de los factores que fluyen entre la felicidad y el deporte, el cual va relacionado con lo comentado por la profesora Baños. Se trata de un relajamiento colectivo producido al transferir nuestras tensiones, hacia factores generalmente externos. Por ejemplo un partido de futbol, el árbitro o los jugadores.

Digamos que es una forma de liberar todo aquello que se encontraba reprimido por diferentes cuestiones de la vida diaria y que en un evento deportivo es posible liberar de diferentes formas, sin ninguna preocupación.

Y por último, el deporte realza el sentimiento de unión, con personas que incluso ni siquiera conocemos. ¿O no se les hace conocido el hecho de celebrar alguna victoria con un aficionado de a lado, donde la única relación que tienen es el equipo al que apoyan? De eso se trata ese vínculo, que llega a ser nacional cuando las selección de un país está tratando de realizar alguna gesta histórica.

Sí, el deporte es capaz de desarrollar un estado de felicidad para los aficionados, pues conjunta diversos factores que ayudan a encontrar un bienestar, héroes u olvidarse de las problemáticas personales, aunque sea por un momento. Justo por eso, la gente es feliz cuando va al estadio o se pone frente al televisor, porque se aleja de la realidad del día a día.

 

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

Periodista, fanático y aprendiz de deportes. Aficionado ferviente de Atlante, Diablos Rojos del México, Real Madrid y Roger Federer ¿Quejas o sugerencias? ¡Bienvenidas sean! @Is_Ran2106