Cruz Azul es el equipo que más odia el Clásico Joven

Cruz Azul enfrenta cada temporada con la ilusión con dos objetivos: ser campeón y ganarle al América. Sin embargo, en el historial de juegos, La Máquina tiene más tristezas que alegrías.

Cada temporada, América y Cruz Azul tienen un partido “especial”, uno de esos encuentros que no quieren perder y que no deben hacerlo, por el bien de los números en la tabla y de sus aficionados que podrían pagar apuestas. Sin embargo, a lo largo de los años, el llamado Clásico Joven se ha convertido en un dolor de cabeza, sobre todo para los celestes.

Se dice que la rivalidad “a muerte” de estos dos conjuntos inició en la final de la temporada 71-72, cuando los Cementeros derrotaron 4-1 a las Águilas y se llevaron el campeonato. ¿Pero cuando surge el apodo de “Clásico Joven”? Ese se dio hasta la jornada 36 de la campaña 79-80, gracias al cronista Gerardo Peña, que lo definió así por la juventud de los jugadores que conformaban ambos equipos y, en parte, por el título de ocho años antes.

Sin embargo, pese a ser consideradas dos de las más grandes aficiones, lo cierto es que pocas personas, ya sean celestes o azulcremas, saben de donde proviene dicho mote del “Clásico Joven”. Unos aseguraban porque “iban muchos jóvenes a ver el partido”, en una respuesta dicha al aire o, más común, porque era de la Ciudad de México.

Aunque la primera gran final entre América y Cruz Azul se la llevaron los celestes, la historia posterior a ese juego ha sido más negra que blanca para los de La Noria. Para empezar, las siguientes dos peleas por alzar el trofeo de campeón fueron para los de Coapa, en la temporada 88-89 y la más reciente en el Clausura 2013.

En términos generales, el saldo continúa siendo a favor de los americanistas. De 165 juegos, la resaca es de 58 ganados para los americanistas por 51 de La Máquina y 56 empates. Y, desde que existe la liguilla, se han medido cuatro ocasiones, con sólo una serie a favor de La Máquina. Es decir, América domina a plenitud.

Antes del último enfrentamiento entre Águilas y La Máquina en el Estadio Azteca, la confianza era total para su equipo. Los de Coapa aseguraban que “iban a volver a ganarles para seguir demostrando quien era el mejor”, mientras que los de La Noria mantenían la esperanza de vengar la remontada del 4-3 del semestre anterior, incluso apostando por un marcador de escándalo, como un 4-0. Al final la historia terminó por no hacerle justicia a los cementeros y los cremas pueden presumir una vez más la hegemonía que tienen en la serie.

Por si fuera poco y lo más contundente son el número de títulos, donde Cruz Azul, como todos sabemos se ha rezagado en ocho desde 1997, mientras que América tiene 12, ya marcando una distancia considerable entre los dos.

Sin embargo, a pesar de no tener un buen balance, los cruzazulinos aún quieren llamar a este juego como clásico, pues fuera de él, no tienen otro partido con la misma relevancia, algo que América sí, cuando se mide a las Chivas o, incluso, a los Pumas.

Y así lo dejan saber la propia afición. Mientras que para los celestes es “posiblemente el partido de la temporada”, los emplumados están conscientes que el “partido grande es contra las Chivas”, aunque algunos se arriesgan a decir que el juego clave es contra los de Ciudad Universitaria, pues su porra es “cagante y si pierdes no te la acabas con ellos”.

Por decirlo de otra forma, si no es un triunfo contra el América, los de La Noria no tienen mucho por celebrar en el torneo y, para su mala suerte (la misma de los últimos años), volvieron a ser víctimas de su falta de contundencia y cayeron contra el que ellos ven como su rival a vencer cada temporada.

Publicidad