Una “cruda” mexicana que lleva por nombre UFC 211

Dolor de cabeza, malestar estomacal y vagos recuerdos de lo que pasó es lo que deben estar experimentando los peleadores mexicanos que estuvieron presentes en el UFC 211. Esto no...

Dolor de cabeza, malestar estomacal y vagos recuerdos de lo que pasó es lo que deben estar experimentando los peleadores mexicanos que estuvieron presentes en el UFC 211. Esto no es a causa de una noche de fiesta y copas de más, sin embargo podríamos decir que sí es una cruda, pero moral al no poder levantar el puño victorioso ninguno de ellos.

El American Airlines Center de Dallas, Texas, fue el escenario de una noche para el olvido en las MMA mexicanas ya que cuatro paisanos subieron al octágono y ninguno logró la victoria.

Primero fue Gabriel Benítez (19-6) que cayó por decisión unánime ante el peruano Enrique “El Fuerte” Barzola (13-3), posteriormente la víctima fue Jessica Aguilar (19-6) quien sufrió vía las tarjetas ante Cortney Casey (7-4). Al que le “apagaron las luces” fue a Marco Polo Reyes (7-4) que fue derrotado por James Vick (11-1) vía TKO en el primer episodio y, para cerrar una función nada grata para los mexicanos, Yair “Pantera” Rodríguez (10-2) dijo adiós a su invicto en la empresa al ser totalmente dominado por el veterano Frankie Edgar (22-5) quien le provocó una gran inflamación en ojo izquierdo y por lo que se decidió parar la pelea tras dos asaltos dando el triunfo al norteamericano.

Definitivamente el evento de Dallas es simple reflejo de lo que ha sido el 2017 para los aztecas en el octágono del UFC, donde han subido a la jaula en nueve ocasiones acumulando seis derrotas y apenas tres victorias gracias al propio Pantera, Brandon Moreno (14-3) y Héctor Sandoval (14-3).

A pesar de este gris panorama, esta semana se dio a conocer que nuestro país tendrá su quinto evento de UFC para el 5 de agosto en la Ciudad de México, reflejo de que la empresa se mantiene interesada en el mercado tricolor, quizá ya no con eventos numerados a falta de un guerrero azteca que pueda disputar un título, pero sí con los nada despreciables Fight Night.

En su roster, la compañía tiene a 16 mexicanos activos, por lo que bien podría armarse una cartelera llena de talento local y con ello volver a impulsar a los peleadores que sufrieron un bajón profesional en el último año.

Desde mayo del 2016 suman 35 peleas con un azteca sobre la jaula, de las cuales se acumulan 18 victorias, 16 derrotas y un empate mayoritario. Esta productividad apenas superior al 50% puede resultar también en que 24 de los 35 compromisos fueron en carteleras preliminares, solo 11 combates en main card tuvieron a un nacido en México.

Para el evento de agosto es muy probable que la empresa eche mano de Brandon Moreno y el buen momento que atraviesa (único mexicano con tres victorias en el último año), además del retorno de las mexicanas Alexa Grasso (9-1), que ya conoce la victoria y la derrota dentro de la empresa, y de Irene Aldana (7-4) que suma par de descalabros en el octágono.

Esta podría ser también la “última llamada” para alguno de los mexicanos en el UFC, momento de hacer una declaración en la jaula, pero al mismo tiempo es una prueba importante para el público mexicano que deberá responder con creces si es que se espera tener más eventos en nuestro suelo y no ser borrado de la vista de Dana White, presidente de la compañía.

El UFC 211 en Dallas fue un trago muy cargado y del que se hicieron muchos gestos, aquellos que en lugar de animarnos provocan náuseas. Definitivamente esta cruda solo será curada con buenas actuaciones que bien podrían tener su escenario el 5 de agosto en la capital del país. Tendremos que contar los días.

Publicidad