Las gradas están por reventar, la locura es incomprensible. Por lo regular, el Yankee Stadium alberga un espectáculo de reyes con lenguas de marinero, pero dentro de todo existe una calma que espera a que el juego alcance a los espectadores. Esta vez es diferente. Hoy no juega un equipo de hombres, sino de héroes. Por el campo sólo existen nombres inmortales: Pelé, Beckenbauer, Alberto, Chinaglia. Símbolos de grandeza que explican el fervor de las 48 mil personas que los idolatran desde sus butacas. Este es el New York Cosmos, el primer súper equipo del mundo.

Inscrito en la North American Soccer League (NASL), el equipo fue creado en 1971 fruto de la excentricidad de sus dueños, Nesuhi y Ahmet Ertegün, quienes ya poseían la exitosa discográfica Atlantic Records y buscaban diversificar su negocio fuera de las luces del “espectáculo”. Como el deporte no era popular en los Estados Unidos, se tomaron medidas para levantar a la escuadra. Tras firmar un acuerdo por siete millones de dólares por conceptos de retransmisión y marketing, en 1975 se fichó a Edson Arantes Do Nascimento, mejor conocido como Pelé, quien entonces era considerado el mejor jugador del mundo.

La NASL había sido creada en 1961 y poseía 24 equipos repartidos entre Estados Unidos y Canadá. Sólo Los Angeles Aztecs, que contaron en sus filas con figuras como Johan Cruyff, lograron hacerle frente al rampante éxito del Cosmos. A pesar de haber reportado una asistencia regular de 13 mil asistentes entre 1977 y 1983, la liga fue disuelta en 1985 por deudas con patrocinadores.

Aleko Skandarian, quien forma parte del actual cuerpo técnico del Cosmos, describe al New York original como “el equipo, no sólo de Estados Unidos sino del mundo”.  Esto porque no sólo Pelé llegó a la Gran Manzana a concluir su carrera. Nombres como el de Franz Beckenbauer y Giorgio Chinaglia llegaron para añadirle nivel al juego, lo que atrajo la cifra récord de 78 mil espectadores quienes iban a ver al equipo con los mejores “futbolistas del mundo”, como lo explicó su administrador Steve Ross.

El equipo conquistó su liga en cinco ocasiones, antes de desaparecer por las deudas de sus fichajes estratosféricos: 1972, 1977, 1978, 1980 y 1982. Sin embargo, su legado está claro. Luis Hernández, quien hoy conduce el podcast “This is Cosmos Country” y es una de la autoridades en la historia del club, acepta que “New York puso en el mapa al soccer en los Estados Unidos y puso a los Estados Unidos en el mapa del futbol mundial; sin lugar a dudas el primer súper equipo del mundo”.

En 2010, Paul Kemsley, ex vicepresidente de Tottenham Hotspur, compró los derechos del nombre y fundó una nueva versión del equipo original con miras a ser el segundo equipo de Nueva York en la Major Soccer League (MLS). Sin embargo, tras la contratación de Eric Cantona como director deportivo, se decidió cambiar a la NASL (segunda división) en donde conquistaron de inmediato el título en su primera temporada.

Por otro lado, Hernández aclara que la meta sigue siendo conquistar la US Open Cup, la única oportunidad que tiene el equipo de enfrentarse contra clubes de la MLS,  poder calificar para jugar en la Liga de Campeones de CONCACAF y, aún más importante, impresionar a los políticos e inversionistas para poder construir su propio estadio de futbol. Por el momento el equipo continúa trabajando y agrandado su base seguidores, cosa que toma como prioridad pues, como Hernández aclara en entrevista para Kick, “los fanáticos lo son todo”.

Por Axel Salas.