Con La Silla: TNA presenta la pelea del año, Carter VS Corgan

TNA (Total Nonstop Action Wrestling) es una de la empresas más importantes de lucha libre en Estados Unidos y en sus mejores años fue casa de estrellas como Hulk Hoogan...

TNA (Total Nonstop Action Wrestling) es una de la empresas más importantes de lucha libre en Estados Unidos y en sus mejores años fue casa de estrellas como Hulk Hoogan y Jeff Hardy. Sin embargo, hoy ocupa los titulares de la prensa especializada por una sola razón: la disputa entre Dixie Carter y Billy Corgan (sí, el vocalista de The Smashing Pumpkins).

Billy Corgan y Dixie Carter se odian, eso nos quedó claro cuando él demandó a la empresa hace menos de un mes, pero ¿ sabemos como empezó este jaloneo de greñas fuera del ring?

En 2011, el músico incursionó en la lucha libre fundando Resistence Pro Wrestling, una promotora independiente que lo llevó a entender el negocio y enamorarse del arte de los encordados. Sin embargo, fue en 2015 cuando el intérprete de “1979” se lo tomó en serio y entró a las filas de TNA como Productor Creativo y Desarrollador de Talento, teniendo como función principal crear personajes e historias para los luchadores de la empresa. Para 2016, Corgan estaba tan enamorado de su trabajo que pasó a ser el presidente de la empresa y uno de sus accionistas mayoritarios. Ahí comenzó el problema.

Aparentemente, Dixie Carter, dueña de la empresa, y su esposo Serg Salias, inflaron activos, maquillaron pasivos e hicieron parecer a TNA como una tierra de oportunidades para Billy, quien desconocía por completo que la compañía se encontraba al borde de la quiebra.

Fue en este momento cuando las primeras demandas comenzaron a salir a la luz. La productora Audience of One Productions demandó a TNA por incumplimiento de contrato por una cantidad de 223 mil dólares más intereses. Según la empresa audiovisual, habían sido contratados por la promotora para hacer trabajo de producción televisiva que jamás fue pagado.

La cosa empeoró en septiembre cuando Carter puso a la venta las bibliotecas de TNA, como un recurso para poder continuar sus grabaciones, pues se encontraban en número rojos y no hallaban cómo continuar financiando. Mucho se especuló sobre cómo la WWE haría una oferta por la promotora; sin embargo, fue Live Audio Wrestling de John Pollock la empresa que decidió financiar a Impact Wrestling y ayudarla a completar su cuota de episodios. Incluso, más tarde, también se ofreció a liquidar la cuenta de Corgan:

Justo cuando las cosas parecían mejorar para TNA, Billy Corgan presentó su demanda. ¿La Razón? Corgan y la promotora firmaron un acuerdo que especifica que, en caso de que Impact Wrestling se declare en quiebra, Billy podría tomar el control de la acciones que actualmente posee Dixie Carter. El problema está en que TNA afirma que jamás actuó como insolvente, mientras que Corgan dice que sí y busca que el primer acuerdo sea respetado.

Aunado a esto, Corgan explotó en declaraciones explicando que jamás le fue informado el estado económico de TNA, incluso cuando les ha dado préstamos desde julio pasado. También señaló que al dar su última aportación en agosto, Dixie Carter le aseguró que la compra de la empresa era inminente. Sin embargo, no efectuó ninguna operación similar. Billy continuó y dijo que las grabaciones de noviembre se habían cancelado por falta de fondos, que se les debía dinero a los luchadores y que se le estaba culpando a él por la situación. El bajista de The Smashing Pumpkins concluyó afirmando que, aun cuando él todavía ocupaba el cargo de presidente, se le había hecho a un lado de las operaciones de la empresa; en su lugar un representante de Aroluxe (a la que TNA debe dinero) estaba tomando el mando en materia de promoción y gestión de talento.

El abogado de Carter se defendió entonces diciendo que el rockero estaba desprestigiando a su cliente para poder echarla de la compañía y que cada uno de los préstamos que había hecho a TNA fueron parte de una estrategia para lucrarse.

El 3 de noviembre de este año se anunció que Billy Corgan ya no era parte de TNA y que ya no ejercería como su presidente. La página oficial de Impact Wrestling explicó que debido a su relación con Anthem Sports & Entertainment Group, Ed Nordholm, vicepresidente de la empresa, reemplazará a Corgan dentro de sus labores. Al respecto, Carter envió la siguiente carta a sus trabajadores informándoles de la situación:

“Hemos concluído nuestro acuerdo con Anthem para un plan de apoyo financiero que estabilizará la compañía. Estas son excelente noticias para todos nuestros accionistas y eso significa que nosotros, como empresa, continuaremos proviendo a nuestros fans con el mejor contenido de lucha libre del mundo”.

Esta jugada evidentemente enfureció al frontman y  tras enterarse de la situación declaró en Twitter:

“HECHOS: TNA tenía que pagarme hace dos días, ellos lo juraron delante del juzgado. Ayer ellos pidieron más tiempo para conseguir ‘todo el dinero’ que ‘harían llegar directamente’ para resolver todos los reclamos. Ellos mintieron una vez más y utilizaron el tiempo como arma. ¡Ellos aún no me pagaron! Estoy explorando todas las posibilidades para que lo hagan”.

Las cosas continúan turbias (Corgan aún hoy continúa exigiendo el pago que le corresponde) en una pelea que no tendrá conclusión sencilla, ¿quién de estos titanes saldrá victorioso de las cuerdas de este hexágono?

 

Publicidad