“Chécate, mídete, muévete”, una campaña pegajosa pero sin importancia en la sociedad

"Chécate, mídete, muévete" es una campaña que el gobierno federal lanzó para luchar contra la obesidad y el sobrepeso, pero poco ha influenciado a la gente, pues los propósitos no se han alcanzado.

“Chécate, mídete, muévete. Más vale prevenir”. Apostamos que lo anterior lo leíste cantando o al menos recordaste la tonadita con la que iba, pues no podemos mentir y la verdad era pegajosa. Sin embargo, ¿qué fue de esta campaña?

Por si algunos no lo saben, este programa no esta desaparecido y de hecho se mantiene activa en sus redes sociales, solo que en televisión o en radio ya no es tan común verla, ¿pero cuánto ha servido?

El gobierno federal, liderado por Enrique Peña Nieto, lanzó esta iniciativa en el 2013, justo después de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declarara a México como el país más obeso del mundo, buscando reducir este problema, pero los números no mienten y poco se ha solucionado.

Pese a que en 2015 los reportes oficiales declararon que el 84% de la población recibió de buena manera la campaña y que un 90% aseguró que los motivaba para hacer ejercicio y mejorar su alimentación, a finales del 2016 se indicó que 36.3% de los adolescentes y 72.5% de los adultos tienen sobrepeso u obesidad, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016, lo que significa un incremento constante en comparación a cuatro años anteriores.

Entonces, ¿a qué se debe la falta de mejora? En primera instancia, de acuerdo a la organización civil Integrantes de la Alianza, conformada por distintas organizaciones no gubernamentales, aseguró que la campaña no ha funcionado pues detrás de la estrategia de implementación está la industria, que solo vela por sus intereses.

Sin embargo, parte de la culpa para que la obesidad y la diabetes siga en aumento es debido al deporte y a la activación física que no se realiza. La falta de deporte no es cosa menor y los números son realmente negativos. De acuerdo al INEGI, cerca de 58% de la población de 18 años en adelante (hombres y mujeres) se consideran físicamente inactivos.

Los motivos por lo cual existe esa apatía por realizar ejercicio son diversos, pero de acuerdo a la institución son tres los que sobresalen por encima de los demás: falta de tiempo (47.23%), cansancio por el trabajo (24.6%) y problemas de salud (15.8%).

Además, aunque no lo crean, la relación que existe entre el grado de escolaridad y realizar ejercicio es muy significativa, pues entre mejor preparación académica exista, más actividad física se realiza: 55.5% de las personas que tienen al menos un grado de educación superior realizan ejercicio, así lo confirmó el INEGI.

En contraparte, el 60% de la población con educación básica o algún grado de educación media superior es físicamente inactiva. Y para aquellos que no tienen algún tipo de educación, el porcentaje sin activación física es incluso mayor.

En noviembre de 2016, la Secretaría de Salud del país emitió dos declaratorias de emergencia sanitaria por diabetes y obesidad, debido al gran problema de salud que representan estas dos enfermedades, dejando claro que la estrategia aplicada por el gobierno años atrás no está funcionando, México continúa con el primer lugar de obesidad infantil en el mundo y el número dos en personas adultas (solo por detrás de Estados Unidos).

Así que no solo te quedes con la tonadita de “chécate, mídete, muévete” que tanto te gustó, ahora lo mejor será hacerle un poco de caso, por más que nos cueste dejar esos taquitos de los viernes. Es cierto: más vale prevenir.