Celaya el equipo que vive tras la sombra del negocio del futbol mexicano

Celaya es una ciudad divina que fue capaz de seducir a grandes figuras del soccer internacional y que ahora vive del recuerdo y a las espaldas de el hombre más turbio del futbol nacional.

Basta con visitar Celaya para comprobar que es una tierra hecha para el futbol, hasta el momento no hay personas que no adoren a Emilio Butragueño y a Miguel Alemán Valdés. El trayecto comienza en la Avenida Tecnológico, en donde la porra camina para llegar al inmueble para después tomar su lugar en la grada sur, justo debajo de la pantalla que alberga el estadio y que ya resguardan policías desde antes de su arribo.

Uno de los estadios con más tradición en el futbol mexicano es también el inmueble que cuenta con uno de los lugares más privilegiados en la Liga de Ascenso. La zona es llamada Palco Oriente y su costo es de 650 pesos por un asiento que resulta el más caro de la liga de plata, pero también es uno de los más modernos. Para empezar el palco es engalanado con el color blanco, asientos acolchonados, televisión y si los prefieres meseros que estarán a tu servicio para ofrecerte alguna bebida o alimento. El único club del Ascenso que tiene ese servicio y además es más acogedor que algunos de primera división.

Del otro lado de cancha, justo enfrente se encuentra la zona poniente, ahí están las personas que abrieron sus carteras para pagar entre 235 pesos y 80 pesos en las cabeceras para observar a un equipo que por ahora se encuentra en media tabla.

En total, en el partido que enfrentaron los Toros de Celaya en contra Lobos BUAP asistieron 3 mil 930 aficionados que dejaron una ganancia de poco más de un millón de pesos por concepto de venta de boletos.

Celaya parece ser una de las ciudades que no necesita de futbol para sobresalir, aunque la estadística arroja que 8 de 10 personas saben que la ciudad alberga a un equipo de futbol, mientras más de la mitad se siente agradecido con el ex presidente Miguel Alemán Valdés, quien fue el responsable de brindar el recurso para la construcción de la unidad deportiva, así como del estadio de futbol que hasta hace un año tenía su nombre.

En el centro del municipio la tienda más importante de expendio y producción de Cajeta “La Tradicional de Santiago” presume de ser la empresa que surtía a Emilio Butragueño y Hugo Sánchez de dicho producto. Cuentan que también ahí se producen los regalos que el club obsequió a árbitros y altos directivos por su visita a la entidad.

Pero la ciudad también significa una de las más importantes en el deporte estudiantil, apenas el año pasado fueron sedes del “Evento Nacional Estudiantil de Tecnológicos” en donde se ocuparon las instalaciones de la Unidad deportiva.

Por otro lado, la afición ha sido una de las más castigadas ya que después de presenciar momentos dulces con los Toros en la final del futbol mexicano, el equipo desapareció y resurgió en Segunda División hasta que consiguió un lugar en el Ascenso. El equipo actualmente es propiedad de Guillermo Lara, uno de los personajes más oscuros del futbol nacional, pues funge como el intermediario de los futbolistas más importantes de México. Ese hombre que ahora es señalado por la afición por llevarse a los mejores jugadores de la temporada anterior: Sergio Vergara y Roberto Alvarado, quienes ahora portan los colores de Pachuca.

“Ratero, ten vergüenza y lárgate”, fueron algunos de los insultos que se llevó Guillermo Lara al término del partido en el que Celaya perdió de último minuto contra Lobos. La afición consiente, pero también arremete contra uno de los hombres más poderosos del balompié mexicano.

Fuera de eso, Celaya es una ciudad divina que fue capaz de seducir a grandes figuras del soccer internacional y que ahora vive del recuerdo y a las espaldas de el hombre más turbio del futbol, alguien que con un dedo podría hacer de Celaya uno de los equipos más fuertes y con nombres, pero que ahora prefiere tener a los Toros como parte de su negocio en el futbol mexicano.

 

Publicidad