El extraño mundo de las MMA infantiles

Que los niños practiquen artes marciales es un aspecto positivo por su disciplina, pero incluirlos en peleas de MMA ha causado mucha polémica

El mundo está loco, pero los japoneses lo están aún más. Durante muchos años el país del sol naciente nos ha regalado bizarras “joyas” en los deportes de combate, sin embargo el que suban a pelear a una niña de 12 años ante una del doble de su edad en MMA es algo ridículo.

El singular y reprobable acontecimiento se llevará a cabo el 20 de mayo en Japón, dentro del evento Deep Jewels 16. Ahí, frente a miles de personas, la preadolescente llamada simplemente “MoMo” enfrentará a Momoko Yamasaki, una peleadora de 24 años y con un récord amateur de 2-3.

Según el sitio de la empresa Jewels, que alguna vez tuvo convenio con Invicta FC, la mayor promotora de MMA femenil en el mundo, informó que el combate se llevará a cabo a dos rounds de tres minutos cada uno, donde “MoMo” usará una protección en la cabeza (lo mínimo que podrían hacer) y no se permitirán los golpes a ras de lona. El enfrentamiento está pactado en las 95 libras.

Este duelo será debut de la puberta en el deporte, ella entrena en un respetado gimnasio japonés, Hakuhinkai Karate, del que han salido varios peleadores profesionales de aquel país como Mizuki, Naoki Inoue y Yukari Yamaguchi.

Su rival llega con una racha de dos derrotas en fila y, aunque sabe de su ventaja, afirmó al sitio wmmarankings.com que no se limitará ante su rival. “Cuando buscas a tu oponente en tu clase, LOL, aparece la sonrisa de una estudiante junior de secundaria. El tamaño del cuerpo no cambia… De verdad creo que es una niña muy fuerte, así que la derrotaré sin piedad”.

Y aunque en sus cartas de presentación (según el sitio tapology.com) “MoMo” subirá con un centímetro más de estatura a pelear (150 por 149 de Yamasaki), la de 24 años lo hará nueve libras más pesada y con experiencia en el deporte. Además, solo con ver las fotos de ambas es evidente su ventaja.

Las artes marciales mixtas son un deporte de mucha tradición en Japón y en aquel hemisferio, sin embargo no es la primera vez que nos topamos con una serie de duelos que rayan en la ridiculez y que, más importante, ponen en riesgo la salud e integridad de los seres humanos a cambio de la venta de boletos. Sorprendentemente todos son regulados y avalados por autoridades.

Un claro ejemplo se encuentra en Chechenia, una pequeña república en el este de Europa de la que tiene control Rusia. Ese territorio tan lejano es gobernado por un “loco” de las MMA, el dictador y entusiasta del deporte Ramzan Kadyrov. En octubre del 2016 organizó un evento de artes marciales mixtas en las que incluyó a niños, entre ellos sus tres hijos de nueve, diez y once años. Todos sin protección y con las mismas reglas que las de los adultos.

El evento fue repudiado por los profesionales del deporte, entre ellos la máxima figura rusa Fedor Emelianenko que declaró en el sitio Deadspin.com: “Eran pequeños, de ocho años, golpeándose frente a adultos felices. ¿Es tan importante organizar un espectáculo a costa de la salud de los niños?”

Y es que podemos encontrar otros duelos en las MMA que solo sirven para publicitar un evento a riesgo de la salud de los atletas que están sobre el ring o la jaula.   

Apenas el año pasado, en el evento de Rizin 4, la peleadora brasileña de 31 años, Gabi García (4-0), que posee un espectacular físico de 209 libras y 1.87 metros de estatura, enfrentó a la japonesa Yumiko Hotta (5-5), quien en dimensiones es mucho más chica que su rival al medir 1.67 centímetros y pesar 171 libras. Sin embargo lo increíble cabe en que la nipona tiene 50 años de edad. El resultado fue el esperado, una tremenda paliza de la amazónica a la asiática en poco más de dos minutos.

Si con esto no terminamos de sorprendernos, habrá que esperar qué sucede el 20 de mayo cuando la pequeña MoMo suba con los guantes puestos a pelear frente a una mujer que le dobla la edad. En fin, todos a rezar.

Publicidad