Por: Axel Salas

El deportes rompe fronteras y transformas vidas. Así lo demostró Piotr Malachowski, atleta polaco que ganó la medalla de plata en lanzamiento de disco en los recientes Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Tras haber perdido la contienda frente al alemán Christoph Harting,  Malachowski concluyó su participación olímpica satisfecho de su actuación. Sin embargo, no sabía que al regresar a su país  se le presentaría una oportunidad única para transformar su plata en un metal aún más precioso que el oro.

Justo después de la competencia, una madre contactó al deportista para pedir que ayudara a su hijo Olek, quien casi desde su nacimiento lucha contra el cáncer ocular. El pequeño padece rebinoblastoma, un cáncer maligno del ojo que sólo se presenta en niños menores de cinco años. Los médicos en Polonia concluyeron que la única opción para salvarlo es trasladarlo a la ciudad de Nueva York, donde sí existe un tratamiento lo suficientemente efectivo para derrotar su enfermedad.

Conmovido por el caso, Piotr decidió subastar su medalla por Internet, con la promesa de que la suma que obtenga será donada íntegramente para que Olek consiga una segunda oportunidad. Hasta ahora, el monto máximo ofrecido por la medalla (18 mil 500 dólares) aún está lejos de pagar por todo el tratamiento, pero Malachowski afirma que cualquier precio valdrá mucho más que su victoria en Río.