Atlante, el Potro que debe esperar para regresar a la Liga MX

Después de 180 minutos, Carlos Calvo clavó la mirada en el piso y se frotaba el cabello, no hay otra persona que sufra tanto la derrota en la final del...

Después de 180 minutos, Carlos Calvo clavó la mirada en el piso y se frotaba el cabello, no hay otra persona que sufra tanto la derrota en la final del Ascenso Bancomer MX. Sabe que su error le costó al equipo un gol en contra, un intento de despeje que llegó a los pies de Joe Corona, quien cedió el balón a Pablo Torres y puso el segundo gol para Dorados.

El Atlante llegó a la final de vuelta con desventaja de 3 goles a 2, por lo que requería de un gol para mandar la serie al alargue. El miércoles pasado en el estadio Andrés Quintana Roo, los aficionados hicieron que el inmueble presentara la mayor afluencia de asistentes de todo el torneo con 14 mil 938 espectadores. Eso resultó un ingreso por mas de 2 millones de pesos por el boletaje, pero ni eso funcionó para que su equipo lograra un buen resultado.

 

Ya en los minutos finales del cotejo de ida, Carlos Calvo abandonó su posición de defensa y comenzó a funcionar de mediocampista, su deficiente talento en los píes era evidente pero eso no era excusa. Gritaba acomodaba al equipo y organizaba al ataque, su metro con 92 centímetros son imponentes para cualquier jugador.

En el partido decisivo en Sinaloa, Atlante salió a buscar el resultado, apenas tuvo una aproximación de Carlos Garcés. Después Dorados se encargó de acabar poco a poco con las aspiraciones del rival. Al 62 el oaxaqueño Elio Castro, se levantó y de cabeza anotó el primero para los locales. Al ver la bola dentro de la portería, Calvo se agachó y resopló, sabía que todo estaba perdido…

Esta es la segunda final que los Potros pierden en su intento por regresar a la Primera División, justamente hace un año cayeron en Ciudad Juárez, Chihuahua. FC Juárez le quitó la posibilidad de buscar el regreso, ahora cayeron contra Dorados y deberán reponerse. Carlos Calvo sabe lo que significan los colores azulgranas, se formó en las fuerzas básicas del club y fue debutado por Ricardo La Volpe.

Algo tenía, la dedicación lo llevó a ser fichado por Monarcas, paso por Veracruz y aceptó el reto de regresar a los Potros, si no es el mejor jugador es aquel que te hace voltear a verlos por los regaños y palabras de aliento para su compañeros. Por ahora el torneo ha terminado, pero no su amor por Atlante.

Publicidad