Así sobreviven las marcas mexicanas en el futbol

El mercado mexicano evoluciona y se transforma ante la lucha que han interpuesto las empresas internacionales por la confección de uniformes en la Liga MX

Hablar de uniformes en el futbol mexicano es hablar de cada una de las marcas que se encargan de confeccionar los uniformes de los equipos de la Primera División. Las empresas internacionales incursionaron en el mercado y relegaron a las empresas mexicanas que se conformaron con equipos en el Ascenso o en divisiones inferiores. Ahora las grandes marcas han arrebatado el mercado y marcas mexicanas comienzan a buscar formas de sobrevivir en el futbol nacional.

En los últimos años y específicamente en 2015, las empresas internacionales aprovecharon su poderío y ofrecieron un mejor contrato a equipos mexicanos. De los 18 equipos que actualmente se encuentran en la Liga MX, 13 se encuentran en manos de marcas de nivel mundial: Puma con 5 (Chivas, Monterrey, Querétaro, Santos y Atlas), Nike con 3 (Pachuca, Pumas y América), Adidas con 2 (Xolos y Tigres), Under Armour con 2 (Toluca y Cruz Azul) y finalmente Umbro con 1 (Necaxa).

Mientras la empresas nacionales como Charly (Jaguares, Puebla y Veracruz) y Pirma (Morelia y León) apenas suman 5 clubes. Hablamos que más de la mitad de los equipos son patrocinados por marcas no mexicanas, lo interesante es cómo compiten las empresas nacionales que fueron relegadas.

Rodrigo Latorre, mercadólogo deportivo, en su artículo para Merca 2.o señala que el desplazamiento de marcas mexicanas se debe a 5 puntos que las internacionales mejoraron:

-Innovación de producto (diseños y tecnología textil)

-Mercadotecnia agresiva y más enfocada a lo emocional y la pasión

-Implementaron patrocinios con jugadores en lo individual

-Crearon conceptos publicitarios para posicionar al equipo

-Lanzamiento continuo de diseños como el segundo y tercer uniforme por temporada

Además de un mejor contrato para los equipos que ronda en los 3 millones de dólares por año que varía según la importancia y popularidad del equipo. Pero la marca mexicana que más se vio afectada fue Atlética, una empresa que tiene su sede en Guadalajara y que por más de 10 años fue líder en el patrocinio de uniformes vistiendo a Atlas, Jaguares, Toluca, Santos, Morelia, Guadalajara, Pachuca, León, Tigres, Monterrey, Veracruz y Puebla. Incluso confeccionó el uniforme de la Selección Mexicana en el Mundial de Corea-Japón 2002. Hoy Atlética no puede competir y se enfocó a ligas inferiores, además de voltear a otros deportes como el béisbol en donde vistió a los Yaquis de Ciudad Obregón.

Otro ejemplo es Garcis, marca que hasta el 2013 vistió al Atlante y que años atrás también lo hizo con Pumas, Tigres, Neza, Guadalajara, Santos, Querétaro, Atlas y León. Además estuvo presente en Costa Rica y Paraguay, pero que por ahora no puede competir, por eso enfoca en la confección de calzado y balones, ahora su patrocinio es para futbolistas de Primera División a quienes proporcionan zapatillas de juego y deportivas.

También existen las marcas que han abierto sus carteras y se han puesto a pelear con las grandes marcas.

El caso de Charly, que hasta hace unos años era un pequeña empresa, comenzó a firmar contratos y atacó al mercado de los equipos no tan populares en México: Puebla, Veracruz y Jaguares. Además realizó una campaña en medios televisivos e impresos en donde se logró posicionar. Ingresó al Ascenso MX y tiene a Dorados y Leones Negros.

Un ejemplo más de marcas mexicanas es Pirma, quien consiguió firmar a León y Morelia, además de representar un importante mercado de calzado en donde tiene patrocinados a futbolistas de la talla de José Juan “Gallito” Vázquez, Marcos González y Aldo de Nigris, entre otros.

Hay que destacar el caso de otra marca mexicana que ha comenzado a acaparar el futbol mexicano en divisiones inferiores, además de Centroamérica y Sudamérica. Hablamos de Keuka, que tiene su fábrica en Celaya y que en México tiene a tres equipos de la Liga de Ascenso (Celaya, Lobos BUAP y Murciélagos), además tener a equipos en Costa Rica, Panamá y la Selección Nacional de Belice. Su nombre se extiende a la liga colombiana y a la de Chile.

La marcas mexicanas han mostrado inteligencia y al no poder competir ante el gran consorcio internacional se enfocan a mercados que estuvieron desaprovechados: las ligas inferiores. Además han hecho del calzado su fuerte y comienzan a patrocinar futbolistas para que su nombre siga siendo mostrado en el futbol nacional. Así es como el mercado mexicano evoluciona y se transforma ante la lucha que han interpuesto Adidas, Nike, Puma, Under Armour y Umbro.