Arsene Wenger: 20 años de historia y altibajos en el Arsenal

En la actualidad es difícil que alguien permanezca en un club durante varios años. Los fichajes van de aquí a allá y el dinero mueve al mundo del futbol. Sin...

En la actualidad es difícil que alguien permanezca en un club durante varios años. Los fichajes van de aquí a allá y el dinero mueve al mundo del futbol. Sin embargo, aún existen esas historias de “amor” que permiten hacer creer en la fidelidad. En Londres, Arsene Wenger cumple con este requisito y el Arsenal se lo agradece (o eso creemos) desde el primero de octubre de 1996.

Hace 20 años, el técnico francés llegó para quedarse, hasta el día de hoy, en el Arsenal. A lo largo de dos décadas, Wenger a entrenado a varias estrellas del balompié mundial. Thierri Henry, Robin Van Persie y Cesc Fábregas son algunos de los futbolistas que han pasado por las “manos” de Arsene.

Los cuatro lustros del “maestro” han sido de altibajos. En los primeros años al frente del conjunto londinense pudo sumar tres ligas (1998, 2002 y 2004), aunque los aficionados reclaman que, en los últimos tiempos, no ha sido capaz de obtener otro campeonato de Premier League (¡más de diez años!).

En donde ha festejado más ocasiones es en la Copa Inglesa, seis en total (1998, 2002, 2003, 2005, 2014, y 2015), estableciendo un récord. Algo debía sostener su estancia al frente del equipo con tan pocos trofeos en las vitrinas, ¿no?

Si bien ha ganado ligas y copas inglesas, Wenger todavía tiene una deuda pendiente con la afición: un título internacional. Y es que, la verdad, desde hace varios años, los Gunners ya no generan miedo en el futbol europeo. La última vez que estuvieron cerca de ganar la Champions fue en 2004, pero el Barcelona comenzaba ha conquistar todo y le arruinó la oportunidad de alzar la Orejona (pero eso sí, desde 1996, el equipo no ha faltado a ninguna cita europea. Bien ahí).

En contexto:

Bueno, pero seamos justos con Wenger. Ha ganado y perdido muchas veces, no es ningún secreto, pero hay algo que el futbol inglés le debe agradecer: el cambio de hábitos. Desde que el francés llego con el Arsenal, algunas cosas cambiaron, específicamente en la dieta. Adiós a los dulces y cervezas (¡¿por qué?!) ayudaron a mejorar el rendimiento, tanto que, años después, se volvería una situación normal en Inglaterra y el mundo.

“Tuvo un impacto inmediato en el club. Apenas comenzamos a entrenar con él, entendimos que nos gustaría el cambio que iba a significar” explicó Nigel Winterburn, defensa del club en el primer año del técnico.

El Dato:

Arsene Wenger inició su carrera como técnico en Francia en 1984, con el Nancy, donde duró tres años. En 1987 pasó al Mónaco y estuvo hasta 1994 (también duró sus años) y el último club antes de llegar a Inglaterra fue el Nagoya Grampus, de Japón (quién lo diría), aunque sólo estuvo una temporada. A partir de ahí, el resto es historia.

Frente al Burnley, en la próxima fecha de la Premier League, Arsene dirigirá su enfrentamiento número mil 130 al frente del Arsenal. Se dice fácil (no es cierto), pero hay que sobrevivir al mundo depredador del futbol para poder llegar a tal número de partidos.

Publicidad