Tuiteros van a juicio por desear la muerte de niño taurino con cáncer

Adrián Hinojosa, un niño con cáncer, recibió mensajes de muerte en Twitter, por culpa de su gusto a los Toros.

La discusión alrededor de los toros ha ganado mucha fuerza en los últimos años. Algunos lo ven como un deporte y otros más como una actividad cruel en la que se mata a un ser vivo. Esta labor ha polarizado a la sociedad; sin embargo, las reacciones a nombre de ella en ocasiones no se pueden aceptar, sin importar qué ideología se defienda, como lo sucedido en España entre 2016 y 2018.

Todo comenzó desde un par de años atrás, el ocho de octubre de 2016. Aquel día, Adrián Hinojosa, un niño de ocho años, enfermó de cáncer y con gusto por la tauromaquia, hizo un llamado paseíllo y salió en hombros de la Plaza de Valencia, en la que se celebró un festival benéfico. Hasta aquí las quejas pudieron haber sido las ‘comunes’, de que el infante no debería estar en esos eventos o tener esos gustos. Lamentablemente las palabras no se quedaron en eso.

Tras haber sido parte del festival, Adrián fue blanco de comentarios poco amables por parte de usuarios en Twitter.

“¿Qué opino yo? Yo no voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda ya. Adrián, vas a morir”, escribió Eizpea Etxezarraga. Por su parte, Bryan Eduardo Salinas, ciudadano ecuatoriano escribió lo siguiente: “patético es que defiendan a un niño que prefiere matar a un animal, ojalá Adrián Mate a su madre y muera”. Ambas declaraciones más que polémicas.

Seis meses después de lo sucedido, en abril de 2017, el infante murió a causa de su enfermedad, pero el caso no terminó ahí, pues después de un año el asunto ha tomado tintes legales.

Tanto Eizpea, como a Salinas y Manuel Ollero Cordero se les abrió un juicio bajo el delito de odio, ordenado por el juzgado 5 de Alzira, ciudad de Valencia, todo por los comentarios vertidos en Twitter en 2016. La encargada de presentar el escrito fue la Asociación Nacional de Afectados de Internet y Nuevas Tecnologías, quien pide tres años de prisión y multa de 10 meses (10 euros por día) para dos de los afectados, descartando a Ollero, quien se disculpó con la familia y además su mensaje no es considerado denigrante para el niño.

Veremos en qué termina este caso, pero quizá sea el parteaguas para llevar a un punto más civilizado esta discusión que en ocasiones, como esta misma, se pierde el control.

Publicidad