Aaron Rodgers: cuando los ídolos parecen humanos

El reloj en ceros: Aaron Rodgers soltó el brazo como en Detroit y Arizona. Sin embargo, esta vez no hubo respuesta sino todo lo contrario. La defensiva de los Tennessee...

El reloj en ceros: Aaron Rodgers soltó el brazo como en Detroit y Arizona. Sin embargo, esta vez no hubo respuesta sino todo lo contrario. La defensiva de los Tennessee Titans se quedó con el balón para dejar el reloj de la primera mitad sin más para ofrecer.

Este ha sido el resumen de una campaña que parece un “parteaguas” en la carrera del egresado de California, viéndose lejos de la élite a la que ha pertenecido desde la postemporada de 2010.

Desde 2009, el  número 12 de los Packers se ha consolidado como uno de los mejores en su posición en toda la liga, e incluso, ya se llevó dos premios al Jugador Más Valioso de la NFL y el trofeo Pete Rozelle en el Super Bowl XLV.

El yardaje quizás no ha sido su fuerte. Sin embargo, su relación de anotaciones e intercepciones muestra la efectividad del Aaron Rodgers con el balón: apenas 40 entregas de pelota en las últimas cinco temporadas, por 197 pases de touchdown en el mismo lapso.

En perspectiva, solo en 2016, está a una intercepción de superar su peor marca a falta de cinco partidos en la temporada.

Además, aunque su línea ofensiva ha mostrado un progreso, la trinchera de Green Bay lleva en 11 partidos cuatro capturas menos que en 2014, temporada donde Rodgers ganó el premio al Jugador Más Valioso de la campaña.

En colectivo, Rodgers nunca había estado en la posición de seis derrotas en la primera decena de encuentros en una temporada desde que tomó la titularidad con el equipo en 2008, aunque se quedó a un partido de la peor racha de derrotas en su carrera de la semana 12 a la 16 de aquella temporada.

En cuanto a su arma principal: Jordy Nelson, ha reducido su productividad tras la lesión de ligamento anterior cruzado de la campaña pasada, con apenas 754 yardas, la jugada más larga de 58, y su primer fumble en cinco campañas.

Sin embargo, comenzó diciembre: el frío ya es parte de Lambeau Field y Rodgers entra a uno de sus mejores meses en casa con un registro de 12 victorias por apenas dos derrotas. Tres de sus próximos partidos son como locales y la posición de postemporada está a dos victorias de distancia.

Publicidad